viernes, 26 de julio de 2013

Quijotes

 
 
 
La tragedia que estamos viviendo tras el mortal accidente del tren en Galicia ha puesto de manifiesto el espíritu de "quijotes" de los españoles. Y que nadie tome el calificativo de forma peyorativa, sino todo lo contrario. Un quijote es aquél que lucha contra la injusticia e incluso pone en riesgo su vida para reivindicar el "Derecho a la Libertad" de sus semejantes.
Lo expresa Cervantes de manera genial en la mejor novela jamás escrita, por boca de su héroe:

"La Libertad, querido Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los
hombres dieron los cielos. Con ella no pueden igualarse los tesoros
que encierra la tierra ni el mar encubre;
por la Libertad se puede y se debe aventurar la vida".

Esa Libertad de actuar es la que han puesto en marcha los miles de personas que no han pensado ni un segundo y han colapsado los hospitales para donar sangre para las víctimas del accidente.

"Según datos de la Consejería de Sanidad de la Xunta, en solo una noche se recibieron suficientes bolsas para realizar 2.000 operaciones quirúrgicas. Personal sanitario de toda Galicia que estaba de vacaciones se incorporó de inmediato a hospitales y centros de atención continuada para colaborar en la asistencia". (Diario El País).

A muchos celadores, enfermeras y médicos de hospitales relacionados, tuvieron que obligarles a irse a sus casas, porque querían doblar sus turnos para seguir ayudando. (El protocolo no permite trabajar dos turnos. Están obligados a descansar).

"Hosteleros y taxistas de Santiago recogen a familiares de las víctimas sin cobrar un euro". (Diario El País).

La heroicidad de los vecinos de Angrois, --una barriada poco conocida a las afueras de Santiago--, nada tiene que ver con tendencias políticas ni con acrónimos partidistas.

Parece ser que tiene que haber una desgracia para que nos demos cuenta de que los héroes somos nosotros; los del día a día, los quijotes sin ideología. Aquellos que no saben cómo "ahorrar" 40 millones en Suiza siendo un simple tesorero y que tampoco saben cómo desviar el dinero de los ERE de los obreros que han perdido su Derecho al trabajo, al bolsillo de sindicatos y de políticos cocainómanos.

Pero cuidado:

También somos los mismos que vamos a votar y que históricamente cuando nos han "tocado los huevos" y encima han apretado, nos hemos unido contra la injusticia, la adversidad o el "felón". Y ahora mismo, haberlos haylos. Y en exceso.

Un fuerte abrazo para todos aquellos afectados por ésta terrible desgracia y aunque yo no rezo, mi más profundo recuerdo para las víctimas.

martes, 5 de marzo de 2013

La España cañí.



Mi amigo Pepe, alias "Papi", falleció de repente el 4 de agosto de 2011. Le encontramos tirado en el suelo cuando había ido a la cocina a prepararse el desayuno.
Yo había hablado con él la noche anterior y habíamos quedado en vernos por la tarde.
Su pareja, Araceli, me llamó por teléfono angustiada y salí hacia allí de inmediato.
Ella había llegado a casa y se encontró la dantesca escena. No le había movido, porque no  podía con su cuerpo. Yo le cerré los ojos y llamé a la policía para que hicieran el levantamiento del cadáver.
Araceli y "Papi" llevaban 27 años juntos, pero cada uno vivía en su casa. Ella iba a casa de "Papi" todos los días, le hacía la casa, le lavaba la ropa, le planchaba y le hacía la comida para toda la semana. Veían juntos la tele, charlaban y a las 11 de la noche, ella se iba a su casa. Los fines de semana se quedaba en casa de "Papi" y el domingo por la noche se volvía a su casa.

Cuando Araceli se jubiló, pasaba más tiempo en casa de "Papi" que en la suya y tras una conversación, -en la que participé-, acordaron darse de alta como pareja de hecho. Eso fue un año antes de fallecer "Papi".

"Papi" era previsor y había hecho testamento. Dejaba a Araceli como heredera universal de todos sus bienes. ¡ En buena hora !
La Hacienda de Cantabria exige que haya al menos dos años de convivencia como pareja de hecho, por lo cual, si Araceli quería acceder a la herencia, tenía que pagar 117.000 euros.

Valoraron el piso de "Papi" al precio de mercado. Sus preferentes de Eroski, como si fuera dinero líquido y ella, sin poder vender el piso, con la estafa de las preferentes y una pensión por haber trabajado 38 años de limpiadora en un hospital, de 980 euros.

La solución pasaba por vender unos de los dos pisos y darle el dinero a Hacienda.
Como no están los tiempos demasiado bien para la venta de pisos, optó por malvender el suyo.
Ya tenía un comprador y después de apalabrarlo, el comprador fue a pedir una hipoteca pequeña a un banco. Sólo necesitaba 30.000 euros.
Como tenía un buen trabajo, no habría problema.
Pero lo hubo: El director del banco le convenció para que comprase uno de los pisos que el propio banco tiene a la venta.

Araceli no vendió el piso. Hacienda le reclama la deuda. Las preferentes de Eroski no las puede convertir en dinero hasta el año 2066 y la depresión la tiene atrapada.
No hay salida. Los bancos siempre ganan. Hasta cuando pierden.

http://www.youtube.com/watch?v=FeNvLOiFBtc

Al menos "Papi", descansa en paz. Si se enterase, se revolvería en su tumba.



sábado, 29 de septiembre de 2012

Brandy Fundador... ¡¡Está como nunca!!



En Cantabria la Naturaleza es espléndida para todo. Es espléndida al regalarnos paisajes coloreados de un verde intenso que sólo figura en la paleta imaginaria  que utilizó al pintar también, a Asturias y Galicia. Ese verde, -producto del derroche anual de líquido elemento-, no es comparable con ningún otro de nuestra multicolor península ibérica.
La arena de nuestras playas no tiene la blanca palidez de las del Caribe, sino la fuerza y la intensidad del amarillo del oro de 24 quilates.

Mucho podemos presumir en nuestro país de costa y playas,  así como de la variedad y el contraste brutal que existe entre el Levante y el Norte.
En Málaga están muy orgullosos de sus playas y ya sea La Malagueta o la playa de La Caleta, son ejemplos del bien hacer de nuestra Madre Superiora, la Naturaleza.
Poblaciones como Nerja, Torremolinos, Estepona, Marbella, Benalmádena... etcétera,  poseen lenguas de arena adaptadas para disfrute playero.

En Cantabria no conocemos esas arenas negras, tan típicas también en mi segunda patria chica, Canarias.
Aquí, la arena es arena; amarilla, brillante, sin sucedáneos, ¡¡leñe!!. Con destellos que parecieran provenir de minúsculos trocitos de diamantes que un gigante hubiera esparcido a manos llenas.
Nosotros tenemos la potestad de poder afirmar que puedes estar a las 9 de la mañana esquiando, (en Alto Campóo), y a las 3 de la tarde irte a la playa del Sardinero a tomar el sol, en un intervalo de 50 minutos en coche.

Pero toda esa vitalidad y energía incontroladas que la Naturaleza  nos ha regalado, en ocasiones se desborda y manifiesta su liderazgo.

En cierta ocasión, volvían mis padres de una boda en Madrid en el mes de noviembre y la carretera más corta hasta Santander atraviesa el puerto de "El Escudo", otrora lugar de multitud de accidentes mortales. Eran aquellas carreteras de finales de los setenta; nada que ver con lo actual.

De repente comenzó a nevar de tal manera, que la carretera se cubrió con más de un  metro de nieve y no se veía nada a través del parabrisas . Cuando mi padre se quiso dar cuenta, se había desviado de la carretera y el coche circulaba a duras penas debido a la cantidad de nieve acumulada y a que no había nadie que abriera camino.

Ateridos de frío, mis padres consiguieron llegar a una aldea que vieron en la lejanía y pararon junto al "bar-tienda-pensión-ferretería-bazar" típico de nuestros pueblos.
Allí había aparcados  varios camiones, que al verse sorprendidos por la copiosa nevada  habían preferido parar.

Imagino la entrada de mis padres en aquella casa de piedra de dos pisos y buhardilla, atestada de camioneros: él, con su cazadora de cuero marrón y su pelo a lo "Curro Jiménez", patillas incluídas y mi madre, espléndida, -como siempre-, y protegida del frío con el abrigo de pieles que había llevado para lucirlo en la boda.

Le pidieron al dueño unos cafés y le preguntaron si sabía lo que podría durar aquello.
Eran las 6 de la tarde y comenzaba a oscurecer.  Querían llegar a Santander cuanto antes.

El dueño se sonrió y les dijo que aquello iba para largo y que si volvían a la carretera corrían el riesgo de quedarse allí, congelados.

Mi padre entonces le dijo que si alquilaba habitaciones, a lo cual el dueño de la casa le dijo que sí, que tenía dos habitaciones para alquilar, pero que se las había alquilado ya a dos de los camioneros que estaban allí.

Como mi madre no hacía más que temblar de frío y entre todo ese cúmulo de varones era muy difícil que no la hubieran visto, uno de ellos se levantó de la mesa y les dijo:

- Mire, he oído que quería una habitación y yo tengo una de las dos que hay.
Yo se la cedo para que la señora se pueda acostar y darse un baño caliente.

Mis padres agradecieron el detalle y tras sacar sus cosas de la habitación el camionero, se instalaron y bajaron para cenar algo.

Mientras tanto, el camionero estaba con otros y en un mometo dado, se dirigió hacia mi padre y le dijo:

- ¿Usted sabe jugar al mus? Es que aquí sólo hay dos que sepan y necesitamos otro para echar una partida.

(Mi padre ha quedado tres veces campeón provincial de Mus, con tres compañeros distintos. Ha jugado torneos nacionales e internacionales, ganando varios. Ha ganado dos veces el denominado "Concurso del siglo", con distintos compañeros... Vamos, que con los ojos cerrados, debería ganar a aquellos "aficionados").

Su contestación fue la siguiente:

- Bueno... Sí... Me enseñaron hace poco. Sé cómo se juega.

El camionero que les había cedido la habitación, abrió unos ojos como platos y dijo:

- Ya me podría usted hacer el favor de jugar conmigo, hombre. Juego mucho contra el dueño y no le gano nunca. Igual si juego con un novato de compañero, le gano una vez.

Mi padre, tras el favor que les había hecho aquél camionero, se vió obligado a jugar una partida con él de compañero y asintió.

- Bueno, pues venga, vamos a echar una partida. Nos jugamos una caja de botellas de "Fundador", a cuatro chicos. - Dijo el camionero -

Empezaron a jugar y allí pasaba algo raro. El "novato" ganó los tres primeros chicos, él solo. Terminaron cuatro a cero.
El camionero no salía de su gozo. ¡¡La primera caja de "Fundador" que le ganaba al dueño en su vida!! ¡¡Qué suerte habían tenido!!

Entonces, los contrarios, les pidieron revancha y como mi madre ya estaba en la habitación,  puesto que no se había quedado a ver la partida, mi padre tuvo que consentir.

Acabaron a las 5 de la mañana. Ganaron 6 cajas de "Fundador", que hacen un total de 72 botellas de aquello que llamaban "brandy" y que mi padre, ni olía. Le dijo al camionero que él no las quería y que si estaba de acuerdo, se las perdonaba al dueño, pero... Aquél hombre había perdido demasiadas veces contra el dueño y su compañero y nunca le habían perdonado ni una, así que... "Aunque tenga que estar tomando "Fundador" hasta para desayunar, yo me las cobro", le dijo. Y así lo hizo: Cargó las 6 cajas a su camión, a la vista, -cansada del trasnoche y de rabia por la paliza-, del dueño y su compañero.

Al otro día mis padres salieron tras las huellas dejadas por los camiones con cadenas y pudieron volver a la carretera y llegar sin más contratiempos a casa.

No me quiero ni imaginar si por casualidad el dueño del bar vió posteriormente la foto de mi padre en la prensa, recogiendo alguno de los trofeos del campeonato provincial, pero por si acaso, mi padre ya me dijo que no iba a volver por ese bar para comprobarlo.
Y no lo hizo.





jueves, 27 de septiembre de 2012

Así era mi padre




Hoy, día 26 de septiembre, creemos mi familia  y yo, que era la fecha de nacimiento de mi difunto padre.
Y digo creemos, porque era tan mentiroso, que no le decía la verdad ni al médico, pero aún así, el médico acabaría haciéndose amigo suyo.

Tenía un amigo que era el Jefe en la oficina del DNI y cuando mi padre tenía que renovar el carnet, le llamaba y su amigo, por teléfono, le decía:

- ¿En qué fecha naciste?

Mi padre le decía la que le daba la gana y así, yo le he conocido nacido "El Día de la Raza", y otras dos fechas más. Nunca tuvo que llevar partidas de nacimiento ni zarandajas. Era Agustín, el de Los Puertochiqueños y el mejor jugador de Mus de su quinta.

En cierta ocasión, estando yo en el servicio militar, en la maravillosa ciudad de Logroño, -sus gentes son oro molido-, vinieron a visitarme un fin de semana mis padres.
 Tenían que venir a visitarme, porque yo era tan díscolo e indisciplinado, que los arrestos se iban sumando día tras día y nunca me daban días de permiso para ir a casa.
Era un domingo y cuando logré encontrar a  alguien para que me hiciera la guardia, eran ya las tres de la tarde.
Fuimos al centro, junto a la catedral, porque me habían recomendado un sitio que se llamaba Casa Nobleza.
Al llegar, en la puerta nos encontramos a un tipo grande, con una barriga prominente y un delantal blanco. Estaba claro que ya no nos iban a dar de comer, porque serían ya las tres y media.
Mi padre, -pequeño, moreno y fibroso-,  se dirigió a aquél enorme riojano curtido y sin darle tiempo a reaccionar, le espetó:

- ¿Qué pasa, Jefe? ¿Nos puede dar de comer? Es que el chaval, tiene que pitar un partido y tenemos prisa.

Aquél tipo descruzó los brazos y respondió:

- ¿A quién va a pitar?

Mi padre, ni corto ni perezoso, le dijo:

- Al Logroñés.

El riojano salió de inmediato hacia dentro del restaurante, haciéndonos una seña para que le siguiésemos. Estaba lleno. Todas las mesas estaban ocupadas. Fué a una mesa en la que se encontraban cuatro hombres y les echó al momento, diciéndoles que necesitaba la mesa.
Evidentemente eran de confianza.
En un plis-plas, levantó el mantel, trajo otro, -limpio como la patena-, y se dispuso a tomarnos la comanda, porque... El "chaval" tenía que ir a pitar.

Yo iba vestido de paisano y como siempre he llevado el pelo corto, no tenía mucha pinta de militar.
Lo peor era mi madre. La pobre, estaba roja de vergüenza, pero como ya conocía "el Percal", asentía a todo lo que nosotros decíamos.

Aquél hombre nos recomendó lo mejor de su casa y recuerdo lo siguiente:

Mi madre comió menestra de verduras, que según el Maestro, era verdura riojana, fresca.
Pedimos también unos espárragos de la tierra, en aceite y vinagre de vino: Extraordinarios y de un tamaño descomunal.
Mi padre pidió patatas a la riojana y yo, de primero, una crema de verduras frescas.
De segundo plato, ellos comieron bacalao con tomate, también por recomendación del Maestro y yo, (como iba a pitar), me comí una pierna de cordero lechal.
Después tomamos postres y yo me pedí un café escocés, (porque iba a pitar).
Mi padre y yo terminamos la comida con un Scotch de 12 años y mi padre un Montecristo del nº 5.

Después de tal comilona, vino el Maestro y nos preguntó que si habíamos quedado bien.
La respuesta fué unánime: Todo estaba exquisito.

Mi padre le pidió la cuenta y ahí comenzó el lío.

El Maestro, nos dijo:

- Miren ustedes, yo soy el Tesorero del C.D. Logroñés y me gustaría invitarles a la comida que han hecho en mi casa.

Como siempre, los reflejos de mi padre salieron a relucir y le contestó:

- Lo siento, pero el Colegio de Árbitros no le permite al chaval aceptar invitaciones, no vayan a creer que intentan sobornarle.

Aquél hombre, no sabía dónde meterse, porque si se hubiera metido debajo de la mesa, se habría encontrado con mi madre, muerta de vergüenza.

Entonces dijo:

- No, por favor, no se ofendan, lo entiendo, lo entiendo.

Acto seguido, trajo la cuenta, pero... Acompañada de un bote de cristal de 4 kilos de melocotones en almíbar, que según nos dijo, eran los que embotaban ellos para su casa.
Nos pidió que los aceptáramos como un regalo de un riojano y no nos quedó más remedio que salir del restaurante, (a todo correr, porque mi madre quería matarnos a ambos), con los melocotones debajo del brazo.

Al día siguiente, me puse a leer la prensa y en la primera página del Diario de la Rioja, encontré el siguiente titular:

"C.D. Logroñés 1 - Deportivo de la Coruña 2. El árbitro tuvo que salir escoltado por la Policía  Nacional hasta la carretera de Burgos"

Salía una foto del árbitro y sus liniers, recibiendo una lluvia de objetos y protegidos por los escudos de la Policía. Era un hombre bajito, calvo y con un bigotillo bastante divertido.
Vamos, que se parecía a mí, en el blanco de los ojos o en el negro de las uñas.

Se me hizo un nudo en la garganta, porque al leer la crónica me enteré de que al perder ese partido, el Coruña iba a subir a la Segunda División a costa del Logroñés, que se quedaba en la Segunda B.

Durante los meses que me quedaron de mili me cuidé muy mucho de acercarme a menos de mil metros de la zona de la catedral, porque estaba seguro de que si aquél "armario empotrado" me reconocía, mis días acabarían en ese mismo momento.

Pasé más tiempo en el cuartel que en la calle y terminé la mili viendo cómo mis compañeros se iban a sus casas, desde el calabozo. Pero... Esa es otra historia.

Al cabo de dos años, estando en Santander, con una amiga, le pregunté que qué quería cenar, para llevarla a un lugar donde tuvieran esa especialidad y me dijo que le gustaría comer... Unos buenos espárragos.

Recordé aquél sitio en el que me había comido los mejores espárragos de mi vida y ni corto ni perezoso, salimos dirección a Logroño.
Llegamos a la puerta de Casa Nobleza a las 11.30 de la noche y como si de un "dejá vu" se tratase,  allí estaba en la puerta, con su delantal, aquél hombretón.

Utilizando la táctica aprendida de mi padre, antes de que hablase él, le dije:

- Hola, Jefe. Venimos desde Santander para comernos unos buenos espárragos. ¿Tiene usted?

Por supuesto, aquello le tocó la fibra y nos dijo:

- Tengo los mejores. Pasad y sentaos.

Durante toda la cena, aquél hombre no dejaba de mirarme y mi pareja, (que no sabía nada del incidente anterior), me lo decía:

- Parece como si te conociera, ¿no?

- No, no, cena, cena.

Le decía yo.

Cenamos de maravilla, -tal y como habíamos comido mis padres y yo-, y al terminar la cena e ir a pagar la cuenta, me dirigí a él y le dije:

- ¿Tú sabes quién soy yo?

Él me miraba, pero no acababa de ubicarme y me dijo:

- Se me hace cara conocida, sí. Pero no caigo...

- Yo estuve aquí hace dos años con mis padres y para que nos dieras de comer, mi padre te dijo que yo era el árbitro del Logroñés - Coruña.

Ese hombre dió un salto hacia atrás y con las manos en la cabeza, me dijo:

- ¡¡Me cago en la madre que!!.... ¡¡ Si te pillo aquél día, te mato !!

- Lo sé, lo sé. Por eso no volví.

- Mira... Llegué al palco del Estadio y les dije a los demás Directivos:

- No hay problema, el árbitro es un chaval cojonudo, que ha venido con sus padres y han comido en mi casa. Ni tan siquiera han querido que les invitara, pero les he regalado unos melocotones de los míos, gloria bendita.
Cuando salió el árbitro y le ví, empecé a olerme el pastel. Yo miraba a los liniers y ninguno se parecía a tí.
Entonces me di cuenta del engaño. ¡¡Si te pillo, te mato!! Yo nada más que sabía decir:
¡¡Y le he regalado los melocotones al hijoputa, Y le he regalado los melocotones al hijoputa!!

Mi amiga estaba blanca de pavor, viendo a ese "animal" haciendo aspavientos recordando lo que nos hubiera hecho a mi padre y a mí en esos momentos.

Entonces, le dije:

- Quisiera que me perdonases por aquello, pero fue algo improvisado por mi padre, porque era muy tarde y yo tenía que volver pronto al cuartel. No lo hizo de mala fe.

Aquél riojano, noble, tal y como indicaba el cartel de su negocio, esbozó una amplia sonrisa y me dijo:

- Me la metísteis bien, santanderino, pero fuísteis honrados y no aceptásteis la invitación. Chócala.

Nos dimos un apretón de manos que sonó casi tan fuerte como el suspiro de alivio de mi pareja.

Como ya era muy tarde, Antonio, (que así se llamaba el riojano y digo se llamaba porque ya falleció), nos propuso que nos quedásemos a dormir en las habitaciones que tenía para alquilar encima del restaurante. Lo consulté con mi pareja y aceptamos encantados, pero cuando le dije a Antonio que pensábamos salir pronto a la mañana siguiente puesto que no traíamos equipaje y que me cobrara por adelantado, me miró con cara huraña y me dijo:

- Sois mis invitados. Yo vivo en otra calle. Aquí tenéis la llave del restaurante, si os apetece comer o beber algo ésta noche, bajáis la escalera y como si estuviérais en vuestra casa.
Mañana, cuando os vayáis, echáis la llave por la ventana, que yo tengo otra llave.
Y dile a tu padre, que ojalá no le hicieran los melocotones el efecto que yo le deseé después de conocer el engaño.

Después seguí yendo a Casa Nobleza muchas veces, sobre todo en la ruta Santander - Andorra, haciendo que coincidiera el horario con la comida o la cena en Logroño y mantuve una gran amistad con Antonio. Conservo varias anécdotas divertidas de esos posteriores encuentros, pero no quiero aburrir al personal. Quizás, en otro momento. 

Así era mi padre. Ocurrente, espléndido, trabajador, noble y un pequeño Gran Tipo.

Las grandes personas no mueren, pero ¡¡Coño!!, cómo se les extraña.










viernes, 31 de agosto de 2012

¿Sabes lo que son las chemtrails?





Comienzo por la definición de "Santa" Wikipedia sobre el término "chemtrails".


Las chemtrails son un supuesto fenómeno que consiste, según los convencidos de su existencia, en que algunas estelas de condensación dejadas por aviones no son tales, sino que en realidad están compuestas por productos químicos. Para los partidarios de esta teoría de conspiración la verdadera naturaleza de las chemtrails sería conocida por sólo unos pocos y su objetivo sería causar daños de algún tipo a la población.
"Chemtrail" es una abreviación del inglés chemical trail, que traducido literalmente significa estela química. La denominación imita a la que se da en este idioma a las estelas de condensación (contrail). No debe confundirse este término con la dispersión de sustancias químicas para fines reconocidos (fumigación, sembrado de nubes, exhibiciones aéreas, etc.).
El vocablo fue utilizado por primera vez por el periodista William Thomas en 1999, aunque la primera descripción del fenómeno data de 1997, por Richard Finke. Algunos partidarios de la versión de la conspiración defienden que en realidad las chemtrails comenzaron años antes.
La comunidad científica se muestra escéptica respecto a la existencia de las chemtrails y considera que se trata en realidad de simples estelas de condensación o cirros.


 Existe por La Red una amplia comunidad de gente que denuncia que nos están fumigando con productos para intervenir en el cambio climático e incluso "polinizarnos" a través de nano-tecnología que se introduce en nuestra piel.

Video explicativo

Puedo hablar de lo que yo he visto y es lo siguiente:

Al mismo tiempo que dos aviones iban dejando un reguero que no desaparecía en el cielo, pasaba un avión comercial que su estela desaparecía según iba avanzando.
¿Por qué esta diferencia entre ambas estelas? No lo sé y por ello lo hemos fotografiado y grabado en video.






Aquí podemos ver cómo se han ido dejando líneas paralelas que se van deshaciendo y cayendo a la tierra.


¿Por qué los aviones hacen pasadas paralelas sobre las ciudades?

Aquí vemos el producto de esas pasadas, sobre la ciudad de Santander, España.



Parece ilógico que aviones que en teoría son reactores del ejército, hagan diversas pasadas sobre el mismo sitio dejando esas estelas.

Lo mismo ocurre en otras ciudades del mundo y no son pocas las personas que se han interesado en el tema.

La Primera Manifestación en España contra las Chemtrails tuvo lugar en Barcelona.



Y si os queréis "empapar" sobre el tema, podéis practicar vuestro inglés desde ésta página


Una de las mayores "luchadoras" contra éste tema es, Loretta Polgrossi.

Biografía:

Loretta Polgrossi Guerra, nacida en Bagnacavallo, (Ravenna), Italia. Estudia arte, materiales refractarios, y design. Profesora de tecnología cerámica. Es piloto civil.
En 1991, funda y preside la asociación de arte y cultura "Legami", en colaboración con asociaciones europeas. Estudiosa de ufología. Terapeuta especializada en "Sindrome de contacto o abducción", reacciones humanas ante experiencias paranormales. (A.A.C.C.E, Close encounter). Responsable ufóloga de la asociación A.P.A.V.E. ( Asoc. Pilotos y Aviadores de España). 

Aquí tenéis una conferencia de Loretta Polgrossi explicando el tema de las chemtrails.


En fin, ya sólo nos faltaba que nos estuvieran fumigando para controlar la demografía a su antojo y hacer una raza a su imagen y semejanza.
Hay quienes dicen, (como yo), que no pueden ser tan gilipollas de estar contaminando a sus propios hijos y nietos, pero hay quienes mantienen que los responsables están tomando productos para combatir los efectos de esos productos que lanzan.

Ya veréis...

En cuatro días, todos calvos. Yo ya he empezado.

¡¡ Me cago en los chemtrails de los cojones !!










¿Qué significa hijo de puta?







Hace unos meses se corrió por los distintos foros de Internet una carta que supuestamente había publicado el filósofo y escritor nonagenario Jose Luis Sampedro, en la cual vertía una serie de insultos contra el Presidente del Gobierno y sus acólitos.

El encabezado reza así:

"Querido señor Presidente: es usted un hijo de puta. Usted y sus ministros".

Tengo ya demasiada experiencia como para creerme todo lo que sale publicado por La Red y siempre dejo abierta una puerta a la rectificación. (Véase el artículo sobre la boda de 400 niñas en Gaza).

En el caso de la carta de Jose Luis Sampedro, también es un "fake" o mentira, publicada por un grupo de extrema izquierda.

En la página de J.L. Sampedro han insertado un Aviso sobre el tema.

Dice así:

¡AVISO IMPORTANTE!

El viernes 11 de mayo de 2012, en la página web Izquierda Digital, se publicó el artículo titulado "Querido señor Presidente: es usted un hijo de puta. Usted y sus ministros ", atribuyendo FALSAMENTE la autoría a José Luis Sampedro, dicen los responsable de la página web que por error y así consta en una aclaración posterior.

Lamentablemente a pesar de la corrección, el texto sigue circulando atribuido a José Luis Sampedro. Por esta razón, José Luis Sampedro desea desde su página web desmentirlo y manifestar su descontento.


Al mismo tiempo confía en que sus lectores y seguidores, conocedores de su estilo, no necesiten de esta nota para saber que él es cuidadoso con el estilo, el tono y el lenguaje sin sustituir argumentos por insultos. 


www.clubcultura.com

En nuestro país, la expresión "hijo de puta" no siempre es utilizada para ofender gravemente a alguien.
En Andalucía, por ejemplo, es una frase tan común como decir "qué malo eres" en plan socarrón.
En el Norte, se utiliza mucho la frase "qué cabrón eres", sin que con ello se quiera llamar cornudo al interlocutor, sino pillo, listillo o aprovechado.

Del mismo modo, se puede llamar "hijo de puta" a una persona que ha cometido una felonía o un delito grave.

Un claro ejemplo de ello es el asesino de los niños de Córdoba, -Ruth y José-, el asesino de la niña de Huelva, -Mari Luz-, o los macarras de vía estrecha que asesinaron a la chica de Sevilla, -Marta del Castillo-.

Todos ellos entran dentro de la definición popular de "hijo de puta", sin ser por ello una expresión dirigida a sus madres, sino hacia sus deleznables hechos y personalidades.

Es totalmente injusto que para expresar la maldad y el asco que nos producen alimañas semejantes tengamos que hacer referencia al oficio más antigüo de la Historia, pero así se ha instaurado entre la clase popular. De hecho, el Diccionario de la Real Academia define "hijo de puta" como "mala persona. Insulto".

Se puede entonces decir que el que roba a un anciano es un hijo de puta, porque hay que ser muy mala persona para hacer daño a alguien indefenso.
También puede decirse que es un hijo de puta el que beneficia al poderoso pisoteando los derechos de los más necesitados, sobre todo cuando han sido los poderosos los que han llevado a los segundos a una situación de pobreza.
Será por lo tanto un hijo de puta aquél que mienta a su pueblo para conseguir una posición de privilegio a través de los votos de la gente de bien.
Es también una mala persona, (o hijo de puta), aquél que a sabiendas de que está perjudicando a sus electores, les reduzca sus ingresos hasta límites de extrema necesidad, mientras que él y sus compañeros siguen teniendo privilegios pagados con el esfuerzo de  los demás.
Entran también dentro de la definición de hijo de puta, (o mala persona), todos aquellos   que  coloquen en cargos públicos a familiares incompetentes, amiguetes o vasallos, cuya única finalidad consista en llevarse dinero público por su fidelidad al líder.

Me estoy dando cuenta de que en nuestro país hay mucho hijo de puta, o como dice el Diccionario de la Real Academia, "malas personas", porque no hacen más que venirme a la memoria las caras de personalidades de nuestro día a día.

Vamos a tener que empezar a llamar a las cosas por su nombre, porque para eso tenemos un idioma tan extenso, tan prolijo y tan definido por nuestro DRAE.

Para empezar, yo haré caso del Diccionario de la Real Academia y a las malas personas comenzaré a llamarlas "hijos de puta".













 


miércoles, 29 de agosto de 2012

Un Regalito

Hoy me han hecho un "regalito", (por bueno, creo), que creo que merece la pena compartir. Es una botella de "McKinlay's Highland Malt Whisky". Estas botellas tienen una historia muy bonita, puesto que proceden de unas encontradas hace unos
años en la antártida, pertenecientes a la expdición de Shackleton que fracasó en el intento de ser los primeros en llegar al polo Sur. Pongo unos enlaces que explican el proceso. Alguna de las originales se subastaron en Sotheby's por 500.000 dólares. Esta es una de las réplicas que se hicieron al examinar el whisky original y recuperar la mezcla. Os puedo asegurar que es un brebaje inmundo, que te atrapa, te emboba y te hace ver lo dormidas que han estado tus papilas gustativas hasta el momento de probar ese líquido. 







 
La historia continúa, puesto que la persona que me la regaló, me pidió que le encontrara una botella "buena", porque su padre tenía que hacer un regalo a alguien que le había hecho un gran favor; como yo soy bebedor de whisky, me pidió que le comprase lo que yo viera que era un buen regalo para quedar bien y que no reparase en el precio. Tonto de mí, me decidí por la botella conmemorativa de la expedición de Shackleton al polo Sur, aunque ya le dije lo que valía.
Le pareció el regalo perfecto, la compré para él, me la pagó y ahora, al cabo de una semana, me invita a cenar y me regala la puñetera botella envuelta en papel de regalo para que yo no pudiera saber lo que era.
Mi sorpresa ha sido inmensa al desenvolverlo y encontrarme con esta joya y todavía sigo "cabreado", porque digo yo que... ¡¡Eso no se le hace a un amigo, coño!!
Me voy a poner otro chupito... ¡¡A mi salud!!... ¡¡Y a la vuestra!!
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

sábado, 25 de agosto de 2012

Entrando al trapo






Seguimos entrando al trapo cual si morlacos fuésemos.
Los distintos gobiernos estudian las maneras de desviar la atención de los problemas fundamentales.
Por ejemplo:
Van a crear un "banco malo" para desviar las viviendas que los "bancos buenos" (jajajajajajaja), tienen supravaloradas.
Además, les darán a los "bancos buenos" (jajajajajaja), cien mil millones para tapar los agujeros creados por su gestión ilegal y nefasta.
He pregonado por activa y por pasiva la idea de incrementar el dilapidado Patrimonio del Estado con esos cien mil millones, es decir, que el Estado se quede con esos inmuebles y se los arrende a familias a precios bajos. Los bancos ser quitan "el muerto" de encima y al menos el Estado saca un beneficio tangible.Ya funciona en Francia e Inglaterra esa fórmula del alquiler estatal hace décadas.
Se trata de mover la Economía, de forma que esas viviendas al estar ocupadas pagarán luz, agua, impuestos de basuras, etcétera, etcétera. En definitiva, esas familias moverán dinero, que es parte de lo que se necesita. La otra parte es, TRABAJO.
Esas viviendas habrá que reformarlas en algunos casos, lo cual moverá trabajo.
Si necesitamos crear puestos de trabajo y lo que hacemos es ampliar los horarios de los existentes, estamos haciendo las cosas al revés.
El sentido común no se estudia: se aprende.
Distintos economistas mundiales, -por supuesto independientes-, claman por abolir las políticas neoliberales que intentan convencernos de que de una crisis como la actual se sale bajando salarios y reduciendo el gasto público. Gritan a los cuatro vientos que lo que hay que hacer es precisamente lo contrario.
Pero para ser Economista "sólo" hay que estudiar cinco años, mientras que para ser Presidente de Gobierno en España hay que pertenecer muchos años a un Partido y estudiar muy bien la manera de "trepar".
Un Economista avezado dice:
"Hay que subir los salarios para que la gente tenga dinero y lo pueda gastar, con lo cual se moverá la rueda de la Economía".
"Hay que reducir la jornada laboral, con lo cual se crearán más puestos de trabajo con las horas que quedan sin cubrir y se generarán impuestos para las arcas del Estado".
"Hay que rentabilizar el dinero proveniente del Banco Central Europeo, porque si no, no se podrá amortizar al vencimiento".
Un Presidente de España dice:
"Hay que bajar los sueldos, porque así a las empresas les costará menos producir".
"Hay que reducir el gasto del Estado, porque así, necesitaremos menos dinero para pagar la nómina".
"Hay que potenciar a la banca, porque es la fuente del crédito para las empresas y para las familias".

Lo evidente, por serlo, no siempre es la opción escogida y en el caso de España, tras una política económica nefasta del anterior Gobierno, despilfarradora, nepotista y corrupta, nos encontramos con más de lo mismo, pero con la particularidad de que los actuales gobernantes se vanagloriaban de saber qué se estaba haciendo mal.
Se tenía que haber nacionalizado la Banca desde el comienzo de la crisis y haber hecho auditorías en todos y cada uno de bancos y cajas de ahorro para saber cómo estaban y haber tomado soluciones.
Se hizo en EE.UU. en la crisis del 29 y duró 15 días. Tras esas auditorías, se devolvieron los bancos saneados a sus legitimos gestores y se tomaron medidas con los que estaban en riesgo de quiebra. Recordemos cómo han quedado nuestras Cajas de Ahorros, que tanto tiempo no hace, coño.
Nosotros, hemos dejado que los malos gestores se retirasen con suculentas jubilaciones y nos hemos comido con patatas la porquería generada por esas Cajas mal gestionadas, en la mayoría de los casos, por políticos.

Ahora llega el ínclito "Sr. Burns" español, (Montoro), se levanta con otra "iluminación" y para mejorar el mercado laboral, sube las jornadas a sus funcionarios, les baja el sueldo y les quita la paga de Navidad. Claro, así gastarán más en navidades y los comercios harán más caja... No te jode.
Ya no sé si creer que lo hacen mal porque esperan que nos vayamos todos de aquí y quedarse solos o simplemente son unos necios que como nunca han gestionado nada, no saben por dónde salir.
Mientras tanto, familias que votaron PSOE; familias que votaron PP y familias que no votaron, siguen pasándolo muy mal, buscando un trabajo para vivir dignamente sin necesidad de que ninguno de estos "ecónomos" de vía estrecha se levanten un día con otra bombilla, (de bajo consumo, of course), encendida en su limitada cabecita.

Esperemos que no acaben por fundir los "plomos".