viernes, 26 de julio de 2013

Quijotes

 
 
 
La tragedia que estamos viviendo tras el mortal accidente del tren en Galicia ha puesto de manifiesto el espíritu de "quijotes" de los españoles. Y que nadie tome el calificativo de forma peyorativa, sino todo lo contrario. Un quijote es aquél que lucha contra la injusticia e incluso pone en riesgo su vida para reivindicar el "Derecho a la Libertad" de sus semejantes.
Lo expresa Cervantes de manera genial en la mejor novela jamás escrita, por boca de su héroe:

"La Libertad, querido Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los
hombres dieron los cielos. Con ella no pueden igualarse los tesoros
que encierra la tierra ni el mar encubre;
por la Libertad se puede y se debe aventurar la vida".

Esa Libertad de actuar es la que han puesto en marcha los miles de personas que no han pensado ni un segundo y han colapsado los hospitales para donar sangre para las víctimas del accidente.

"Según datos de la Consejería de Sanidad de la Xunta, en solo una noche se recibieron suficientes bolsas para realizar 2.000 operaciones quirúrgicas. Personal sanitario de toda Galicia que estaba de vacaciones se incorporó de inmediato a hospitales y centros de atención continuada para colaborar en la asistencia". (Diario El País).

A muchos celadores, enfermeras y médicos de hospitales relacionados, tuvieron que obligarles a irse a sus casas, porque querían doblar sus turnos para seguir ayudando. (El protocolo no permite trabajar dos turnos. Están obligados a descansar).

"Hosteleros y taxistas de Santiago recogen a familiares de las víctimas sin cobrar un euro". (Diario El País).

La heroicidad de los vecinos de Angrois, --una barriada poco conocida a las afueras de Santiago--, nada tiene que ver con tendencias políticas ni con acrónimos partidistas.

Parece ser que tiene que haber una desgracia para que nos demos cuenta de que los héroes somos nosotros; los del día a día, los quijotes sin ideología. Aquellos que no saben cómo "ahorrar" 40 millones en Suiza siendo un simple tesorero y que tampoco saben cómo desviar el dinero de los ERE de los obreros que han perdido su Derecho al trabajo, al bolsillo de sindicatos y de políticos cocainómanos.

Pero cuidado:

También somos los mismos que vamos a votar y que históricamente cuando nos han "tocado los huevos" y encima han apretado, nos hemos unido contra la injusticia, la adversidad o el "felón". Y ahora mismo, haberlos haylos. Y en exceso.

Un fuerte abrazo para todos aquellos afectados por ésta terrible desgracia y aunque yo no rezo, mi más profundo recuerdo para las víctimas.

martes, 5 de marzo de 2013

La España cañí.



Mi amigo Pepe, alias "Papi", falleció de repente el 4 de agosto de 2011. Le encontramos tirado en el suelo cuando había ido a la cocina a prepararse el desayuno.
Yo había hablado con él la noche anterior y habíamos quedado en vernos por la tarde.
Su pareja, Araceli, me llamó por teléfono angustiada y salí hacia allí de inmediato.
Ella había llegado a casa y se encontró la dantesca escena. No le había movido, porque no  podía con su cuerpo. Yo le cerré los ojos y llamé a la policía para que hicieran el levantamiento del cadáver.
Araceli y "Papi" llevaban 27 años juntos, pero cada uno vivía en su casa. Ella iba a casa de "Papi" todos los días, le hacía la casa, le lavaba la ropa, le planchaba y le hacía la comida para toda la semana. Veían juntos la tele, charlaban y a las 11 de la noche, ella se iba a su casa. Los fines de semana se quedaba en casa de "Papi" y el domingo por la noche se volvía a su casa.

Cuando Araceli se jubiló, pasaba más tiempo en casa de "Papi" que en la suya y tras una conversación, -en la que participé-, acordaron darse de alta como pareja de hecho. Eso fue un año antes de fallecer "Papi".

"Papi" era previsor y había hecho testamento. Dejaba a Araceli como heredera universal de todos sus bienes. ¡ En buena hora !
La Hacienda de Cantabria exige que haya al menos dos años de convivencia como pareja de hecho, por lo cual, si Araceli quería acceder a la herencia, tenía que pagar 117.000 euros.

Valoraron el piso de "Papi" al precio de mercado. Sus preferentes de Eroski, como si fuera dinero líquido y ella, sin poder vender el piso, con la estafa de las preferentes y una pensión por haber trabajado 38 años de limpiadora en un hospital, de 980 euros.

La solución pasaba por vender unos de los dos pisos y darle el dinero a Hacienda.
Como no están los tiempos demasiado bien para la venta de pisos, optó por malvender el suyo.
Ya tenía un comprador y después de apalabrarlo, el comprador fue a pedir una hipoteca pequeña a un banco. Sólo necesitaba 30.000 euros.
Como tenía un buen trabajo, no habría problema.
Pero lo hubo: El director del banco le convenció para que comprase uno de los pisos que el propio banco tiene a la venta.

Araceli no vendió el piso. Hacienda le reclama la deuda. Las preferentes de Eroski no las puede convertir en dinero hasta el año 2066 y la depresión la tiene atrapada.
No hay salida. Los bancos siempre ganan. Hasta cuando pierden.

http://www.youtube.com/watch?v=FeNvLOiFBtc

Al menos "Papi", descansa en paz. Si se enterase, se revolvería en su tumba.



sábado, 29 de septiembre de 2012

Brandy Fundador... ¡¡Está como nunca!!



En Cantabria la Naturaleza es espléndida para todo. Es espléndida al regalarnos paisajes coloreados de un verde intenso que sólo figura en la paleta imaginaria  que utilizó al pintar también, a Asturias y Galicia. Ese verde, -producto del derroche anual de líquido elemento-, no es comparable con ningún otro de nuestra multicolor península ibérica.
La arena de nuestras playas no tiene la blanca palidez de las del Caribe, sino la fuerza y la intensidad del amarillo del oro de 24 quilates.

Mucho podemos presumir en nuestro país de costa y playas,  así como de la variedad y el contraste brutal que existe entre el Levante y el Norte.
En Málaga están muy orgullosos de sus playas y ya sea La Malagueta o la playa de La Caleta, son ejemplos del bien hacer de nuestra Madre Superiora, la Naturaleza.
Poblaciones como Nerja, Torremolinos, Estepona, Marbella, Benalmádena... etcétera,  poseen lenguas de arena adaptadas para disfrute playero.

En Cantabria no conocemos esas arenas negras, tan típicas también en mi segunda patria chica, Canarias.
Aquí, la arena es arena; amarilla, brillante, sin sucedáneos, ¡¡leñe!!. Con destellos que parecieran provenir de minúsculos trocitos de diamantes que un gigante hubiera esparcido a manos llenas.
Nosotros tenemos la potestad de poder afirmar que puedes estar a las 9 de la mañana esquiando, (en Alto Campóo), y a las 3 de la tarde irte a la playa del Sardinero a tomar el sol, en un intervalo de 50 minutos en coche.

Pero toda esa vitalidad y energía incontroladas que la Naturaleza  nos ha regalado, en ocasiones se desborda y manifiesta su liderazgo.

En cierta ocasión, volvían mis padres de una boda en Madrid en el mes de noviembre y la carretera más corta hasta Santander atraviesa el puerto de "El Escudo", otrora lugar de multitud de accidentes mortales. Eran aquellas carreteras de finales de los setenta; nada que ver con lo actual.

De repente comenzó a nevar de tal manera, que la carretera se cubrió con más de un  metro de nieve y no se veía nada a través del parabrisas . Cuando mi padre se quiso dar cuenta, se había desviado de la carretera y el coche circulaba a duras penas debido a la cantidad de nieve acumulada y a que no había nadie que abriera camino.

Ateridos de frío, mis padres consiguieron llegar a una aldea que vieron en la lejanía y pararon junto al "bar-tienda-pensión-ferretería-bazar" típico de nuestros pueblos.
Allí había aparcados  varios camiones, que al verse sorprendidos por la copiosa nevada  habían preferido parar.

Imagino la entrada de mis padres en aquella casa de piedra de dos pisos y buhardilla, atestada de camioneros: él, con su cazadora de cuero marrón y su pelo a lo "Curro Jiménez", patillas incluídas y mi madre, espléndida, -como siempre-, y protegida del frío con el abrigo de pieles que había llevado para lucirlo en la boda.

Le pidieron al dueño unos cafés y le preguntaron si sabía lo que podría durar aquello.
Eran las 6 de la tarde y comenzaba a oscurecer.  Querían llegar a Santander cuanto antes.

El dueño se sonrió y les dijo que aquello iba para largo y que si volvían a la carretera corrían el riesgo de quedarse allí, congelados.

Mi padre entonces le dijo que si alquilaba habitaciones, a lo cual el dueño de la casa le dijo que sí, que tenía dos habitaciones para alquilar, pero que se las había alquilado ya a dos de los camioneros que estaban allí.

Como mi madre no hacía más que temblar de frío y entre todo ese cúmulo de varones era muy difícil que no la hubieran visto, uno de ellos se levantó de la mesa y les dijo:

- Mire, he oído que quería una habitación y yo tengo una de las dos que hay.
Yo se la cedo para que la señora se pueda acostar y darse un baño caliente.

Mis padres agradecieron el detalle y tras sacar sus cosas de la habitación el camionero, se instalaron y bajaron para cenar algo.

Mientras tanto, el camionero estaba con otros y en un mometo dado, se dirigió hacia mi padre y le dijo:

- ¿Usted sabe jugar al mus? Es que aquí sólo hay dos que sepan y necesitamos otro para echar una partida.

(Mi padre ha quedado tres veces campeón provincial de Mus, con tres compañeros distintos. Ha jugado torneos nacionales e internacionales, ganando varios. Ha ganado dos veces el denominado "Concurso del siglo", con distintos compañeros... Vamos, que con los ojos cerrados, debería ganar a aquellos "aficionados").

Su contestación fue la siguiente:

- Bueno... Sí... Me enseñaron hace poco. Sé cómo se juega.

El camionero que les había cedido la habitación, abrió unos ojos como platos y dijo:

- Ya me podría usted hacer el favor de jugar conmigo, hombre. Juego mucho contra el dueño y no le gano nunca. Igual si juego con un novato de compañero, le gano una vez.

Mi padre, tras el favor que les había hecho aquél camionero, se vió obligado a jugar una partida con él de compañero y asintió.

- Bueno, pues venga, vamos a echar una partida. Nos jugamos una caja de botellas de "Fundador", a cuatro chicos. - Dijo el camionero -

Empezaron a jugar y allí pasaba algo raro. El "novato" ganó los tres primeros chicos, él solo. Terminaron cuatro a cero.
El camionero no salía de su gozo. ¡¡La primera caja de "Fundador" que le ganaba al dueño en su vida!! ¡¡Qué suerte habían tenido!!

Entonces, los contrarios, les pidieron revancha y como mi madre ya estaba en la habitación,  puesto que no se había quedado a ver la partida, mi padre tuvo que consentir.

Acabaron a las 5 de la mañana. Ganaron 6 cajas de "Fundador", que hacen un total de 72 botellas de aquello que llamaban "brandy" y que mi padre, ni olía. Le dijo al camionero que él no las quería y que si estaba de acuerdo, se las perdonaba al dueño, pero... Aquél hombre había perdido demasiadas veces contra el dueño y su compañero y nunca le habían perdonado ni una, así que... "Aunque tenga que estar tomando "Fundador" hasta para desayunar, yo me las cobro", le dijo. Y así lo hizo: Cargó las 6 cajas a su camión, a la vista, -cansada del trasnoche y de rabia por la paliza-, del dueño y su compañero.

Al otro día mis padres salieron tras las huellas dejadas por los camiones con cadenas y pudieron volver a la carretera y llegar sin más contratiempos a casa.

No me quiero ni imaginar si por casualidad el dueño del bar vió posteriormente la foto de mi padre en la prensa, recogiendo alguno de los trofeos del campeonato provincial, pero por si acaso, mi padre ya me dijo que no iba a volver por ese bar para comprobarlo.
Y no lo hizo.





jueves, 27 de septiembre de 2012

Así era mi padre




Hoy, día 26 de septiembre, creemos mi familia  y yo, que era la fecha de nacimiento de mi difunto padre.
Y digo creemos, porque era tan mentiroso, que no le decía la verdad ni al médico, pero aún así, el médico acabaría haciéndose amigo suyo.

Tenía un amigo que era el Jefe en la oficina del DNI y cuando mi padre tenía que renovar el carnet, le llamaba y su amigo, por teléfono, le decía:

- ¿En qué fecha naciste?

Mi padre le decía la que le daba la gana y así, yo le he conocido nacido "El Día de la Raza", y otras dos fechas más. Nunca tuvo que llevar partidas de nacimiento ni zarandajas. Era Agustín, el de Los Puertochiqueños y el mejor jugador de Mus de su quinta.

En cierta ocasión, estando yo en el servicio militar, en la maravillosa ciudad de Logroño, -sus gentes son oro molido-, vinieron a visitarme un fin de semana mis padres.
 Tenían que venir a visitarme, porque yo era tan díscolo e indisciplinado, que los arrestos se iban sumando día tras día y nunca me daban días de permiso para ir a casa.
Era un domingo y cuando logré encontrar a  alguien para que me hiciera la guardia, eran ya las tres de la tarde.
Fuimos al centro, junto a la catedral, porque me habían recomendado un sitio que se llamaba Casa Nobleza.
Al llegar, en la puerta nos encontramos a un tipo grande, con una barriga prominente y un delantal blanco. Estaba claro que ya no nos iban a dar de comer, porque serían ya las tres y media.
Mi padre, -pequeño, moreno y fibroso-,  se dirigió a aquél enorme riojano curtido y sin darle tiempo a reaccionar, le espetó:

- ¿Qué pasa, Jefe? ¿Nos puede dar de comer? Es que el chaval, tiene que pitar un partido y tenemos prisa.

Aquél tipo descruzó los brazos y respondió:

- ¿A quién va a pitar?

Mi padre, ni corto ni perezoso, le dijo:

- Al Logroñés.

El riojano salió de inmediato hacia dentro del restaurante, haciéndonos una seña para que le siguiésemos. Estaba lleno. Todas las mesas estaban ocupadas. Fué a una mesa en la que se encontraban cuatro hombres y les echó al momento, diciéndoles que necesitaba la mesa.
Evidentemente eran de confianza.
En un plis-plas, levantó el mantel, trajo otro, -limpio como la patena-, y se dispuso a tomarnos la comanda, porque... El "chaval" tenía que ir a pitar.

Yo iba vestido de paisano y como siempre he llevado el pelo corto, no tenía mucha pinta de militar.
Lo peor era mi madre. La pobre, estaba roja de vergüenza, pero como ya conocía "el Percal", asentía a todo lo que nosotros decíamos.

Aquél hombre nos recomendó lo mejor de su casa y recuerdo lo siguiente:

Mi madre comió menestra de verduras, que según el Maestro, era verdura riojana, fresca.
Pedimos también unos espárragos de la tierra, en aceite y vinagre de vino: Extraordinarios y de un tamaño descomunal.
Mi padre pidió patatas a la riojana y yo, de primero, una crema de verduras frescas.
De segundo plato, ellos comieron bacalao con tomate, también por recomendación del Maestro y yo, (como iba a pitar), me comí una pierna de cordero lechal.
Después tomamos postres y yo me pedí un café escocés, (porque iba a pitar).
Mi padre y yo terminamos la comida con un Scotch de 12 años y mi padre un Montecristo del nº 5.

Después de tal comilona, vino el Maestro y nos preguntó que si habíamos quedado bien.
La respuesta fué unánime: Todo estaba exquisito.

Mi padre le pidió la cuenta y ahí comenzó el lío.

El Maestro, nos dijo:

- Miren ustedes, yo soy el Tesorero del C.D. Logroñés y me gustaría invitarles a la comida que han hecho en mi casa.

Como siempre, los reflejos de mi padre salieron a relucir y le contestó:

- Lo siento, pero el Colegio de Árbitros no le permite al chaval aceptar invitaciones, no vayan a creer que intentan sobornarle.

Aquél hombre, no sabía dónde meterse, porque si se hubiera metido debajo de la mesa, se habría encontrado con mi madre, muerta de vergüenza.

Entonces dijo:

- No, por favor, no se ofendan, lo entiendo, lo entiendo.

Acto seguido, trajo la cuenta, pero... Acompañada de un bote de cristal de 4 kilos de melocotones en almíbar, que según nos dijo, eran los que embotaban ellos para su casa.
Nos pidió que los aceptáramos como un regalo de un riojano y no nos quedó más remedio que salir del restaurante, (a todo correr, porque mi madre quería matarnos a ambos), con los melocotones debajo del brazo.

Al día siguiente, me puse a leer la prensa y en la primera página del Diario de la Rioja, encontré el siguiente titular:

"C.D. Logroñés 1 - Deportivo de la Coruña 2. El árbitro tuvo que salir escoltado por la Policía  Nacional hasta la carretera de Burgos"

Salía una foto del árbitro y sus liniers, recibiendo una lluvia de objetos y protegidos por los escudos de la Policía. Era un hombre bajito, calvo y con un bigotillo bastante divertido.
Vamos, que se parecía a mí, en el blanco de los ojos o en el negro de las uñas.

Se me hizo un nudo en la garganta, porque al leer la crónica me enteré de que al perder ese partido, el Coruña iba a subir a la Segunda División a costa del Logroñés, que se quedaba en la Segunda B.

Durante los meses que me quedaron de mili me cuidé muy mucho de acercarme a menos de mil metros de la zona de la catedral, porque estaba seguro de que si aquél "armario empotrado" me reconocía, mis días acabarían en ese mismo momento.

Pasé más tiempo en el cuartel que en la calle y terminé la mili viendo cómo mis compañeros se iban a sus casas, desde el calabozo. Pero... Esa es otra historia.

Al cabo de dos años, estando en Santander, con una amiga, le pregunté que qué quería cenar, para llevarla a un lugar donde tuvieran esa especialidad y me dijo que le gustaría comer... Unos buenos espárragos.

Recordé aquél sitio en el que me había comido los mejores espárragos de mi vida y ni corto ni perezoso, salimos dirección a Logroño.
Llegamos a la puerta de Casa Nobleza a las 11.30 de la noche y como si de un "dejá vu" se tratase,  allí estaba en la puerta, con su delantal, aquél hombretón.

Utilizando la táctica aprendida de mi padre, antes de que hablase él, le dije:

- Hola, Jefe. Venimos desde Santander para comernos unos buenos espárragos. ¿Tiene usted?

Por supuesto, aquello le tocó la fibra y nos dijo:

- Tengo los mejores. Pasad y sentaos.

Durante toda la cena, aquél hombre no dejaba de mirarme y mi pareja, (que no sabía nada del incidente anterior), me lo decía:

- Parece como si te conociera, ¿no?

- No, no, cena, cena.

Le decía yo.

Cenamos de maravilla, -tal y como habíamos comido mis padres y yo-, y al terminar la cena e ir a pagar la cuenta, me dirigí a él y le dije:

- ¿Tú sabes quién soy yo?

Él me miraba, pero no acababa de ubicarme y me dijo:

- Se me hace cara conocida, sí. Pero no caigo...

- Yo estuve aquí hace dos años con mis padres y para que nos dieras de comer, mi padre te dijo que yo era el árbitro del Logroñés - Coruña.

Ese hombre dió un salto hacia atrás y con las manos en la cabeza, me dijo:

- ¡¡Me cago en la madre que!!.... ¡¡ Si te pillo aquél día, te mato !!

- Lo sé, lo sé. Por eso no volví.

- Mira... Llegué al palco del Estadio y les dije a los demás Directivos:

- No hay problema, el árbitro es un chaval cojonudo, que ha venido con sus padres y han comido en mi casa. Ni tan siquiera han querido que les invitara, pero les he regalado unos melocotones de los míos, gloria bendita.
Cuando salió el árbitro y le ví, empecé a olerme el pastel. Yo miraba a los liniers y ninguno se parecía a tí.
Entonces me di cuenta del engaño. ¡¡Si te pillo, te mato!! Yo nada más que sabía decir:
¡¡Y le he regalado los melocotones al hijoputa, Y le he regalado los melocotones al hijoputa!!

Mi amiga estaba blanca de pavor, viendo a ese "animal" haciendo aspavientos recordando lo que nos hubiera hecho a mi padre y a mí en esos momentos.

Entonces, le dije:

- Quisiera que me perdonases por aquello, pero fue algo improvisado por mi padre, porque era muy tarde y yo tenía que volver pronto al cuartel. No lo hizo de mala fe.

Aquél riojano, noble, tal y como indicaba el cartel de su negocio, esbozó una amplia sonrisa y me dijo:

- Me la metísteis bien, santanderino, pero fuísteis honrados y no aceptásteis la invitación. Chócala.

Nos dimos un apretón de manos que sonó casi tan fuerte como el suspiro de alivio de mi pareja.

Como ya era muy tarde, Antonio, (que así se llamaba el riojano y digo se llamaba porque ya falleció), nos propuso que nos quedásemos a dormir en las habitaciones que tenía para alquilar encima del restaurante. Lo consulté con mi pareja y aceptamos encantados, pero cuando le dije a Antonio que pensábamos salir pronto a la mañana siguiente puesto que no traíamos equipaje y que me cobrara por adelantado, me miró con cara huraña y me dijo:

- Sois mis invitados. Yo vivo en otra calle. Aquí tenéis la llave del restaurante, si os apetece comer o beber algo ésta noche, bajáis la escalera y como si estuviérais en vuestra casa.
Mañana, cuando os vayáis, echáis la llave por la ventana, que yo tengo otra llave.
Y dile a tu padre, que ojalá no le hicieran los melocotones el efecto que yo le deseé después de conocer el engaño.

Después seguí yendo a Casa Nobleza muchas veces, sobre todo en la ruta Santander - Andorra, haciendo que coincidiera el horario con la comida o la cena en Logroño y mantuve una gran amistad con Antonio. Conservo varias anécdotas divertidas de esos posteriores encuentros, pero no quiero aburrir al personal. Quizás, en otro momento. 

Así era mi padre. Ocurrente, espléndido, trabajador, noble y un pequeño Gran Tipo.

Las grandes personas no mueren, pero ¡¡Coño!!, cómo se les extraña.










viernes, 31 de agosto de 2012

¿Sabes lo que son las chemtrails?





Comienzo por la definición de "Santa" Wikipedia sobre el término "chemtrails".


Las chemtrails son un supuesto fenómeno que consiste, según los convencidos de su existencia, en que algunas estelas de condensación dejadas por aviones no son tales, sino que en realidad están compuestas por productos químicos. Para los partidarios de esta teoría de conspiración la verdadera naturaleza de las chemtrails sería conocida por sólo unos pocos y su objetivo sería causar daños de algún tipo a la población.
"Chemtrail" es una abreviación del inglés chemical trail, que traducido literalmente significa estela química. La denominación imita a la que se da en este idioma a las estelas de condensación (contrail). No debe confundirse este término con la dispersión de sustancias químicas para fines reconocidos (fumigación, sembrado de nubes, exhibiciones aéreas, etc.).
El vocablo fue utilizado por primera vez por el periodista William Thomas en 1999, aunque la primera descripción del fenómeno data de 1997, por Richard Finke. Algunos partidarios de la versión de la conspiración defienden que en realidad las chemtrails comenzaron años antes.
La comunidad científica se muestra escéptica respecto a la existencia de las chemtrails y considera que se trata en realidad de simples estelas de condensación o cirros.


 Existe por La Red una amplia comunidad de gente que denuncia que nos están fumigando con productos para intervenir en el cambio climático e incluso "polinizarnos" a través de nano-tecnología que se introduce en nuestra piel.

Video explicativo

Puedo hablar de lo que yo he visto y es lo siguiente:

Al mismo tiempo que dos aviones iban dejando un reguero que no desaparecía en el cielo, pasaba un avión comercial que su estela desaparecía según iba avanzando.
¿Por qué esta diferencia entre ambas estelas? No lo sé y por ello lo hemos fotografiado y grabado en video.






Aquí podemos ver cómo se han ido dejando líneas paralelas que se van deshaciendo y cayendo a la tierra.


¿Por qué los aviones hacen pasadas paralelas sobre las ciudades?

Aquí vemos el producto de esas pasadas, sobre la ciudad de Santander, España.



Parece ilógico que aviones que en teoría son reactores del ejército, hagan diversas pasadas sobre el mismo sitio dejando esas estelas.

Lo mismo ocurre en otras ciudades del mundo y no son pocas las personas que se han interesado en el tema.

La Primera Manifestación en España contra las Chemtrails tuvo lugar en Barcelona.



Y si os queréis "empapar" sobre el tema, podéis practicar vuestro inglés desde ésta página


Una de las mayores "luchadoras" contra éste tema es, Loretta Polgrossi.

Biografía:

Loretta Polgrossi Guerra, nacida en Bagnacavallo, (Ravenna), Italia. Estudia arte, materiales refractarios, y design. Profesora de tecnología cerámica. Es piloto civil.
En 1991, funda y preside la asociación de arte y cultura "Legami", en colaboración con asociaciones europeas. Estudiosa de ufología. Terapeuta especializada en "Sindrome de contacto o abducción", reacciones humanas ante experiencias paranormales. (A.A.C.C.E, Close encounter). Responsable ufóloga de la asociación A.P.A.V.E. ( Asoc. Pilotos y Aviadores de España). 

Aquí tenéis una conferencia de Loretta Polgrossi explicando el tema de las chemtrails.


En fin, ya sólo nos faltaba que nos estuvieran fumigando para controlar la demografía a su antojo y hacer una raza a su imagen y semejanza.
Hay quienes dicen, (como yo), que no pueden ser tan gilipollas de estar contaminando a sus propios hijos y nietos, pero hay quienes mantienen que los responsables están tomando productos para combatir los efectos de esos productos que lanzan.

Ya veréis...

En cuatro días, todos calvos. Yo ya he empezado.

¡¡ Me cago en los chemtrails de los cojones !!










¿Qué significa hijo de puta?







Hace unos meses se corrió por los distintos foros de Internet una carta que supuestamente había publicado el filósofo y escritor nonagenario Jose Luis Sampedro, en la cual vertía una serie de insultos contra el Presidente del Gobierno y sus acólitos.

El encabezado reza así:

"Querido señor Presidente: es usted un hijo de puta. Usted y sus ministros".

Tengo ya demasiada experiencia como para creerme todo lo que sale publicado por La Red y siempre dejo abierta una puerta a la rectificación. (Véase el artículo sobre la boda de 400 niñas en Gaza).

En el caso de la carta de Jose Luis Sampedro, también es un "fake" o mentira, publicada por un grupo de extrema izquierda.

En la página de J.L. Sampedro han insertado un Aviso sobre el tema.

Dice así:

¡AVISO IMPORTANTE!

El viernes 11 de mayo de 2012, en la página web Izquierda Digital, se publicó el artículo titulado "Querido señor Presidente: es usted un hijo de puta. Usted y sus ministros ", atribuyendo FALSAMENTE la autoría a José Luis Sampedro, dicen los responsable de la página web que por error y así consta en una aclaración posterior.

Lamentablemente a pesar de la corrección, el texto sigue circulando atribuido a José Luis Sampedro. Por esta razón, José Luis Sampedro desea desde su página web desmentirlo y manifestar su descontento.


Al mismo tiempo confía en que sus lectores y seguidores, conocedores de su estilo, no necesiten de esta nota para saber que él es cuidadoso con el estilo, el tono y el lenguaje sin sustituir argumentos por insultos. 


www.clubcultura.com

En nuestro país, la expresión "hijo de puta" no siempre es utilizada para ofender gravemente a alguien.
En Andalucía, por ejemplo, es una frase tan común como decir "qué malo eres" en plan socarrón.
En el Norte, se utiliza mucho la frase "qué cabrón eres", sin que con ello se quiera llamar cornudo al interlocutor, sino pillo, listillo o aprovechado.

Del mismo modo, se puede llamar "hijo de puta" a una persona que ha cometido una felonía o un delito grave.

Un claro ejemplo de ello es el asesino de los niños de Córdoba, -Ruth y José-, el asesino de la niña de Huelva, -Mari Luz-, o los macarras de vía estrecha que asesinaron a la chica de Sevilla, -Marta del Castillo-.

Todos ellos entran dentro de la definición popular de "hijo de puta", sin ser por ello una expresión dirigida a sus madres, sino hacia sus deleznables hechos y personalidades.

Es totalmente injusto que para expresar la maldad y el asco que nos producen alimañas semejantes tengamos que hacer referencia al oficio más antigüo de la Historia, pero así se ha instaurado entre la clase popular. De hecho, el Diccionario de la Real Academia define "hijo de puta" como "mala persona. Insulto".

Se puede entonces decir que el que roba a un anciano es un hijo de puta, porque hay que ser muy mala persona para hacer daño a alguien indefenso.
También puede decirse que es un hijo de puta el que beneficia al poderoso pisoteando los derechos de los más necesitados, sobre todo cuando han sido los poderosos los que han llevado a los segundos a una situación de pobreza.
Será por lo tanto un hijo de puta aquél que mienta a su pueblo para conseguir una posición de privilegio a través de los votos de la gente de bien.
Es también una mala persona, (o hijo de puta), aquél que a sabiendas de que está perjudicando a sus electores, les reduzca sus ingresos hasta límites de extrema necesidad, mientras que él y sus compañeros siguen teniendo privilegios pagados con el esfuerzo de  los demás.
Entran también dentro de la definición de hijo de puta, (o mala persona), todos aquellos   que  coloquen en cargos públicos a familiares incompetentes, amiguetes o vasallos, cuya única finalidad consista en llevarse dinero público por su fidelidad al líder.

Me estoy dando cuenta de que en nuestro país hay mucho hijo de puta, o como dice el Diccionario de la Real Academia, "malas personas", porque no hacen más que venirme a la memoria las caras de personalidades de nuestro día a día.

Vamos a tener que empezar a llamar a las cosas por su nombre, porque para eso tenemos un idioma tan extenso, tan prolijo y tan definido por nuestro DRAE.

Para empezar, yo haré caso del Diccionario de la Real Academia y a las malas personas comenzaré a llamarlas "hijos de puta".













 


miércoles, 29 de agosto de 2012

Un Regalito

Hoy me han hecho un "regalito", (por bueno, creo), que creo que merece la pena compartir. Es una botella de "McKinlay's Highland Malt Whisky". Estas botellas tienen una historia muy bonita, puesto que proceden de unas encontradas hace unos
años en la antártida, pertenecientes a la expdición de Shackleton que fracasó en el intento de ser los primeros en llegar al polo Sur. Pongo unos enlaces que explican el proceso. Alguna de las originales se subastaron en Sotheby's por 500.000 dólares. Esta es una de las réplicas que se hicieron al examinar el whisky original y recuperar la mezcla. Os puedo asegurar que es un brebaje inmundo, que te atrapa, te emboba y te hace ver lo dormidas que han estado tus papilas gustativas hasta el momento de probar ese líquido. 







 
La historia continúa, puesto que la persona que me la regaló, me pidió que le encontrara una botella "buena", porque su padre tenía que hacer un regalo a alguien que le había hecho un gran favor; como yo soy bebedor de whisky, me pidió que le comprase lo que yo viera que era un buen regalo para quedar bien y que no reparase en el precio. Tonto de mí, me decidí por la botella conmemorativa de la expedición de Shackleton al polo Sur, aunque ya le dije lo que valía.
Le pareció el regalo perfecto, la compré para él, me la pagó y ahora, al cabo de una semana, me invita a cenar y me regala la puñetera botella envuelta en papel de regalo para que yo no pudiera saber lo que era.
Mi sorpresa ha sido inmensa al desenvolverlo y encontrarme con esta joya y todavía sigo "cabreado", porque digo yo que... ¡¡Eso no se le hace a un amigo, coño!!
Me voy a poner otro chupito... ¡¡A mi salud!!... ¡¡Y a la vuestra!!
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

sábado, 25 de agosto de 2012

Entrando al trapo






Seguimos entrando al trapo cual si morlacos fuésemos.
Los distintos gobiernos estudian las maneras de desviar la atención de los problemas fundamentales.
Por ejemplo:
Van a crear un "banco malo" para desviar las viviendas que los "bancos buenos" (jajajajajajaja), tienen supravaloradas.
Además, les darán a los "bancos buenos" (jajajajajaja), cien mil millones para tapar los agujeros creados por su gestión ilegal y nefasta.
He pregonado por activa y por pasiva la idea de incrementar el dilapidado Patrimonio del Estado con esos cien mil millones, es decir, que el Estado se quede con esos inmuebles y se los arrende a familias a precios bajos. Los bancos ser quitan "el muerto" de encima y al menos el Estado saca un beneficio tangible.Ya funciona en Francia e Inglaterra esa fórmula del alquiler estatal hace décadas.
Se trata de mover la Economía, de forma que esas viviendas al estar ocupadas pagarán luz, agua, impuestos de basuras, etcétera, etcétera. En definitiva, esas familias moverán dinero, que es parte de lo que se necesita. La otra parte es, TRABAJO.
Esas viviendas habrá que reformarlas en algunos casos, lo cual moverá trabajo.
Si necesitamos crear puestos de trabajo y lo que hacemos es ampliar los horarios de los existentes, estamos haciendo las cosas al revés.
El sentido común no se estudia: se aprende.
Distintos economistas mundiales, -por supuesto independientes-, claman por abolir las políticas neoliberales que intentan convencernos de que de una crisis como la actual se sale bajando salarios y reduciendo el gasto público. Gritan a los cuatro vientos que lo que hay que hacer es precisamente lo contrario.
Pero para ser Economista "sólo" hay que estudiar cinco años, mientras que para ser Presidente de Gobierno en España hay que pertenecer muchos años a un Partido y estudiar muy bien la manera de "trepar".
Un Economista avezado dice:
"Hay que subir los salarios para que la gente tenga dinero y lo pueda gastar, con lo cual se moverá la rueda de la Economía".
"Hay que reducir la jornada laboral, con lo cual se crearán más puestos de trabajo con las horas que quedan sin cubrir y se generarán impuestos para las arcas del Estado".
"Hay que rentabilizar el dinero proveniente del Banco Central Europeo, porque si no, no se podrá amortizar al vencimiento".
Un Presidente de España dice:
"Hay que bajar los sueldos, porque así a las empresas les costará menos producir".
"Hay que reducir el gasto del Estado, porque así, necesitaremos menos dinero para pagar la nómina".
"Hay que potenciar a la banca, porque es la fuente del crédito para las empresas y para las familias".

Lo evidente, por serlo, no siempre es la opción escogida y en el caso de España, tras una política económica nefasta del anterior Gobierno, despilfarradora, nepotista y corrupta, nos encontramos con más de lo mismo, pero con la particularidad de que los actuales gobernantes se vanagloriaban de saber qué se estaba haciendo mal.
Se tenía que haber nacionalizado la Banca desde el comienzo de la crisis y haber hecho auditorías en todos y cada uno de bancos y cajas de ahorro para saber cómo estaban y haber tomado soluciones.
Se hizo en EE.UU. en la crisis del 29 y duró 15 días. Tras esas auditorías, se devolvieron los bancos saneados a sus legitimos gestores y se tomaron medidas con los que estaban en riesgo de quiebra. Recordemos cómo han quedado nuestras Cajas de Ahorros, que tanto tiempo no hace, coño.
Nosotros, hemos dejado que los malos gestores se retirasen con suculentas jubilaciones y nos hemos comido con patatas la porquería generada por esas Cajas mal gestionadas, en la mayoría de los casos, por políticos.

Ahora llega el ínclito "Sr. Burns" español, (Montoro), se levanta con otra "iluminación" y para mejorar el mercado laboral, sube las jornadas a sus funcionarios, les baja el sueldo y les quita la paga de Navidad. Claro, así gastarán más en navidades y los comercios harán más caja... No te jode.
Ya no sé si creer que lo hacen mal porque esperan que nos vayamos todos de aquí y quedarse solos o simplemente son unos necios que como nunca han gestionado nada, no saben por dónde salir.
Mientras tanto, familias que votaron PSOE; familias que votaron PP y familias que no votaron, siguen pasándolo muy mal, buscando un trabajo para vivir dignamente sin necesidad de que ninguno de estos "ecónomos" de vía estrecha se levanten un día con otra bombilla, (de bajo consumo, of course), encendida en su limitada cabecita.

Esperemos que no acaben por fundir los "plomos".


 

martes, 5 de junio de 2012

Boberías





No sé si a mucha más gente le ocurrirá lo mismo que a mí, que cuando leo artículos de opinión, siempre busco que el redactor ofrezca soluciones sobre aquello que está criticando.
En nuestro país, somos de lo mejor del mundo-mundial a la hora de criticar, pero se está poniendo de relieve que no somos tan buenos a la hora de buscar soluciones.

Tras la marcha del innombrable, (ZP), parecía como que nuestros problemas ya iban a empezar a solucionarse, en parte porque peor que lo hizo aquél, parecía imposible que nadie pudiese hacerlo, pero aludiendo a la frase del chiste, "va a ser que no".

Yo era de los que pensaban que Rajoy iba a ser mejor Presidente que líder opositor, pero la realidad es otra muy distinta.
Hasta ahora, lo que ha hecho el partido que gobierna es, aprovisionarse de fondos.
Contratos para sus hermanos, sus primos, sus cuñados e incluso, -en el colmo de la desfachatez-, sus cónyuges.
Si todos estos estaban sin empleo, el paro debería de haber bajado, pero no ha sido así, lo cual significa que los hemos pluriempleado. Pobrecitos.

Como veo que están más perdidos "que el barco del arroz", voy a volver a darles unas cuantas pistas sobre cómo agilizar la recuperación de "su" prima; la de Riesgo.
Varias de éstas soluciones ya las propuse en éste mismo blog hace más de dos años. (Menos mal que está escrito). Incluso las envié a un diario nacional por si sonaba la flauta y las leía "alguien".

PRIMERO:

Es de obligado cumplimiento el acabar con las E.T.T.
Me parece absurdo que se permita que haya empresas que alquilan trabajadores a otras empresas para ahorrarles el costo de la Seguridad Social.
La E.T.T. cobra a otra empresa dos mil euros al mes por un trabajador. Pagan la cuota mínima de Seg. Social y encima con bonificaciones. Al trabajador le paga mil euros y lo demás, "pál bote". ¿Con el trabajo del currito? Seamos serios. Eso se llama en África, explotación, pero no sé cómo se escribe en el idioma suahili.
De otro modo, cerremos si no el INEM, porque ahora mismo los mostradores tienen telarañas y los tablones de anuncios de trabajo están más vacíos que el curriculum empresarial de Zapatero. (Me había prometido a mí mismo no meterme más con él, pero es que... no puedo, no puedo, no puedo...)

¿Qué se consigue cerrando esas casas de apuestas de trabajadores?
Veamos:

En primer lugar, que el que quiera contratar a un trabajador, le tenga que contratar a través del INEM, con lo cual pagará su Seg. Social, lo cual ingresará en las arcas del Estado, (que en teoría somos todos, aunque no seamos familia de nadie del PP ni del PSOE), aparte de asegurarse un sueldo legalmente estipulado sin que nadie se beneficie del trabajo de otro por no hacer nada. ¡Abajo la explotación!

Y en segundo lugar, las oficinas del INEM volverán a tener la alegría de esos funcionarios risueños, amables, diligentes... que las caracterizaron durante lustros, al tener de nuevo clientela. No bajemos el sueldo a nadie que rinda. Eso también es explotación.


SEGUNDO:

Hace más de dos años ya dije que había que haber nacionalizado la banca. Pero no es una paja mental que yo me haya hecho. No.
Eso fue lo primero que se hizo en 1929 cuando surgió la Gran Depresión en EE.UU.
Se nacionalizaron los bancos durante dos o tres semanas, se auditaron y los que estaban saneados volvieron a operar con los mismos gestores.
Esa sencilla operación nos habría ahorrado más de cien mil millones de euros.
Los de las cajas, los de Bankia, Banco de Valencia y demás intervenciones y rescates que hemos tenido que ir haciendo después, tarde, mal y encima jubilando a sus directivos con indemnizaciones jugosísimas.

Lo malo que tiene éste segundo punto es, que entonces los partidos políticos habrían desparecido todos, porque han sido ellos los que han descapitalizado las cajas de ahorros a nivel nacional. ¿Responsables? (Mire usted al techo y silbe).


TERCERO:

Cuando hacemos un contrato de luz o de gas, las compañías nos cobran lo que llaman "término de potencia", es decir, que cobran una cuota por tener preparado para el cliente una cantidad de energía. Una mentira tan infantil que dan ganas de reír... por no llorar.

Si algo malo tiene la energía es, que no se puede almacenar, lo cual significa que si no se consume, se pierde.
Encima, nos dicen que le debemos más de veinte mil millones a las "pobres" compañías, que nos hacen el favor de seguir suministrando energía aunque nuestro gobierno, no les paga.
Que lo descuenten del término de potencia que cobran desde hace 50 años y encima, no les vamos a cobrar las infraestructuras de las que se aprovechan para conseguir esa energía y que la mayoría son obras del franquismo, como presas y saltos de agua, pagadas por todos los españolitos.

¿Qué conseguimos con eso?

Pues que si hay 20 millones de contratos con una media de 3 euros al mes, los españolitos gastarán 60 millones al mes en la tienda del barrio y se moverá ese dinero. Y esas cifras están muy a la baja. Eche usted números y se asustará. Seguro.

Dentro de éste punto hay que meter también a nuestros "amigos" los bancos. Esos que te decían que al abrir una cuenta te daban tarjetas de crédito y débito gratuítas de por vida y que de la noche a la mañana te descuentan 60 euros anuales "de la VISA".
Si los multiplicamos por otros 20 millones de usuarios, ya tenemos otros mil doscientos millones anuales para gastarlos en "chuches". El pequeño comerciante, encantado.

Y ya sería  "la repanocha" si bajásen los trece mil impuestos sobre las gasolinas y nos ahorrásemos 30 céntimos por litro, porque entonces, todos esos locales que ahora vemos cerrados y los que pone eso de "liquidación por cierre", volverían a abrir por el flujo de liquidez de los españolitos.



CUARTO:


Mi política empresarial siempre ha estado regida por dos consejos que me dio mi padre:

A) "Llevar la contabilidad es muy sencillo; pones dos ganchos y en uno pones las facturas que debes y en el otro, las que te deben. Hay que intentar que nunca estén descompensados y a poder ser, vacíos los dos a fin de mes.  Pagar a todo el mundo e intentar cobrar todo lo que trabajes".

B) "Es preferible muchos pocos, que pocos muchos. En vez de hacer una obra de cien millones a un cliente y que no puedas atender a nadie más, hacer 20 obras de 5 millones y así tener el riesgo más dividido". En Román Paladino, "no tener todos los huevos en la misma cesta".

En España, en las últimas dos décadas hemos hecho todo lo contrario a estos dos principios en los que yo creo.

En primer lugar, nos decían que era mejor pagar 600 euros por una hipoteca que 400 euros por un alquiler. Que dentro de 10 años los 600 euros sería como pagar ahora 400 por la subida del rendimiento del dinero y bla, bla, bla... Hemos visto que eso no es cierto y nos está costando una crisis mundial.

Hay que tener los ganchos compensados y si puedes pagar 500 euros, pues de alquiler y encima te quedan 100 euros para ahorrar o gastar.

En segundo lugar, ahora hay 4 empresas grandes, (llámense Dragados, ACS, CC...), y miles de autónomos con 2 ó 3 empleados, casi siempre familiares.
Hay que conseguir que vuelvan las empresas de 25 a 50 empleados, que son las que han movido siempre la economía.
Hacer que todos esos autónomos que no son ni empresarios ni trabajadores, vuelvan a formar empresas medias y pequeñas.
Gana más un oficial de primera bueno, que un autónomo malo. Porque ser empresario es un oficio y no vale cualquiera. Lo mismo que cualquier empresario no vale para hacer el trabajo de sus oficiales. A cada uno lo suyo.


QUINTO:

Acabar de una vez por todas con los políticos de oficio. Esos que llevan 20 años en el partido y que no han cotizado en su vida a la Seg. Social pero que se retiran con jubilaciones y puestos ofensivos.

Hay que saber que el 70% de los Diputados que están hoy en la cámara, NUNCA han cotizado en ninguna empresa. Y el 80% de los que están en el Senado, TAMPOCO.
Un ejemplo sangrante podría ser el de las Comisiones.
Cuando oímos que en el Congreso de los Diputados se ha formado una Comisión para tratar el tema de "los patos afectados por la malaria en Honduras", todos esos Diputados que forman la Comisión, cobran otro sueldo, otras dietas y otros gastos. ¿Y sabe usted por qué? Yo tampoco.
Para que luego veamos que en la mayoría de los días los escaños están vacíos. Estarán de "Comisión", -pienso yo-.


Y como veo que se me ocurren más cosas por mor de la pura lógica, pero no quisiera aburrir al lector, voy a dejarlo aquí, haciendo una reflexión que me trae a mal traer desde hace unos meses.

He estado muchos años practicando para ampliar mi capacidad personal e intentar pulir mis múltiples defectos. Por supuesto, no lo he conseguido, pero había llegado a conseguir algo que me llenaba de satisfacción:

Conseguir tener un sexto sentido.

A los tacto, vista, oído, olfato y gusto, llegué a añadirles un sexto: el sentido del humor.

Pues bien; con tanto incompetente, tramposo, inútil y trincón a diario en los periódicos y televisiones, me estoy dando cuenta de que lo estoy perdiendo.

Un cordial saludo y como dijo alguien:

"Democracia para mí significa que puedo no estar en absoluto de acuerdo con sus ideas, pero estaría dispuesto a dar mi vida para que usted pudiera expresarlas"
















jueves, 5 de abril de 2012

¿Dónde está el trabajo? ¡¡AQUÍ!!





Circula por Internet una carta que dice lo siguiente:

Relación de agraciados con empleo en las últimas semanas


Elisa Robles Fraga. (Sobrina de Manuel Fraga Iribarne).

Directora General del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), organismo dependiente de la Secretaría de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación.


Víctor Calvo Sotelo. (Hijo de Leopoldo Calvo Sotelo, ex Presidente del Gobierno)

Secretario de Estado de Telecomunicaciones


José Ramón Bujanda Sáenz. (Cuñado de Miguel Arias Cañete, Ministro de Agricultura)

Presidente de SAECA empresa pública participada por la SEPI y el Ministerio de Agricultura


José Miguel Martínez. (Concuñado de Cristóbal Montoro, Ministro de Hacienda)

Presidente de la Sociedad Estatal Loterías y Apuestas del Estado (SELAE, dependiente del Ministerio de Hacienda.


Ángeles Alarcó Canosa. (Ex mujer de Rodrigo Rato, ex Vice-Presidente del Gobierno y Presidente de Bankia)

Presidenta y Consejera Delegada de Paradores Nacionales


Ricardo Cospedal García. (Hermano de María Dolores de Cospedal, Secretaria General del PP y Presidenta de Castilla La Mancha.)

Próximo Director de la Fundación Carolina
Tras hacerse público parece que va a renunciar


Ignacio López del Hierro. (Marido de María Dolores de Cospedal)

Propuesto como Consejero de Red Eléctrica
Tras hacerse público se ve obligado a renunciar


Rafael Rodríguez Ponga. (Hermano de María Flavia Rodríguez Ponga, de los Rodríguez Ponga de Aznar)

Propuesto para Secretario General del Instituto Cervantes. Mientras tanto continúa de Diputado


María Flavia Rodríguez Ponga. (Hermana de Rafael Rodríguez Ponga)

Directora General de Seguros y Fondos de Pensiones


Alberto Nadal Belda. (Hermano de Alvaro Nadal Belda)

Vicesecretario de Asuntos Económicos, Laborales e Internacionales de la CEOE. Propuesto para ser Consejero de Red Eléctrica.
Tras hacerse público se ve obligado a renunciar.


Álvaro Nadal Belda. (Hermano de Alberto Nadal y casado con María Teresa Lizaranzu Perinat)

Director de la Oficina Económica de la Presidencia del Gobierno con rango de Secretario de Estado


M.ª Teresa Lizaranzu Perinat. (Casada con Álvaro Nadal Belda)

Directora General de Política e Industrias Culturales y del Libro


Rafael Catalá Polo. (Hermano de Raquel Catalá Polo)

Secretario de Estado en Fomento


Raquel Catalá Polo. (Hermana de Rafael Catalá Polo)

Delegada Especial de la Agencia Tributaria en Madrid.


José Canal Muñoz. (Casado con Sonia Ramos Piñero)

Secretario General Técnico del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte


Sonia Ramos Piñeiro. (Casada con José Canal Polo)

Directora General de Apoyo a Víctimas del Terrorismo


Carmen Gámir. (Compañera sentimental de Alberto Feijóo, Presidente de la Xunta de Galicia)

Jefa de Prensa de la Secretaria de Estado de Presupuestos

Marcelino Oreja Arburua. (Hijo de Marcelino Oreja Aguirre, ex diputado y ex Ministro de Asuntos Exteriores)

Nombrado Presidente de la Entidad Pública Empresarial Ferrocarriles de Vía Estrecha (FEVE)


Miguel Cardenal Carro. (Hijo de Jesús Cardenal, ex Fiscal General del Estado con José María Aznar)

Presidente del Consejo Superior de Deportes


Álvaro Ramírez de Haro y Aguirre. (Hijo de Esperanza Aguirre)

Asesor del Secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz


María Zaplana Barceló. (Hija del exministro Eduardo Zaplana)

Asesora en la Secretaria de Estado de Turismo.


Iván de la Rosa. (Marido de Soraya Saénz de Santa-María. Vicepresidenta del Gobierno)

Letrado en el Área Jurídica de Telefónica.


===============================================================================

Todos estos "agraciados", han sustituído a otros que en su día fueron "agraciados", -también a dedo-, por el Gobierno anterior, es decir, aquí, de lo que se trata es, de colocar a los colegas y familiares.

Pero eso no es todo. Imagine el lector, que si eso es lo que pasa en el Gobierno central, en las Comunidades Autónomas tiene que ser una merienda de chinos; (no pongo de negros, porque igual me llaman racista).

Yo, que soy un ingénuo, me pregunto:

- ¿Todos estos que estaban y los que han llegado, dónde trabajaban hasta hoy?
- ¿Han dejado sus trabajos para acceder al nuevo?

Respuesta a la pregunta nº1:

- Si no trabajaban, ¿qué méritos tienen para acceder a un puesto tan significativo?

Respuesta a la pregunta nº2:

- Si ahora tienen dos puestos de trabajo, están quitando de trabajar a otras personas. ¿Así vamos a acabar con el paro y a fomentar el empleo?


Lo que está muy claro es, que ya sabemos dónde está el trabajo:

En las familias de los que gobiernan, sean del PP o del PSOE o incluso, de los sindicatos, que también se llevan una buena tajada, por hacer... nadie sabe bien el qué.

No tengo ni idea de si es cierto lo que pone esa carta, pero no he visto que nadie del PP haya salido a desmentirlo, por lo cual, daremos los nombramientos por buenos.

Pero lo que sí que tengo muy claro es, que tras salir del Gobierno de un imbécil, mentiroso y falto, (ese que dijo que nos iba a llevar al pleno empleo, que estábmos en la champions de la economía, que no existía la crisis económica, que faltó al respeto a la bandera de otro país, y sigue... y sigue...), que ahora da conferencias sobre Economía cobrando 60.000 euros por charla; que se marcha de compras a París, con su sueldazo a nuestra cuenta...
Tras salir de eso, ahora vienen otros que pretenden hacerlo peor, cuando parecía imposible. Llevan buen camino. ¿Qué apostamos?

martes, 27 de marzo de 2012

Cocochas de merluza en salsa verde.

Como ya sabéis tod@s, la cococha es una parte de la "barba" de la merluza.
Cada merluza tiene una sola cococha, por lo que, para hacer un kilo de cocochas, hay que desbarbar mucha merluza.
También dicen que hasta encontrar al Príncipe Encantado hay que besar muchos sapos, pero ese es otro tema.

Vamos con las cocochas.

La diferencia entre un pil-pil y una salsa verde es, el perejil.
La salsa verde, lleva perejil. El pil-pil, no.

Yo os voy a enseñar cómo hacerlas en salsa verde y doy fe de que salen muy buenas.

En primer lugar, conseguir unas cocochas frescas.



Para cocinarlas podeis utilizar acero o barro, pero éste último es peor de manejar en vitrocerámica.
NUNCA, uséis baterías de aluminio. NUNCA.

Ponemos dos dedos de aceite de oliva virgen extra a fuego medio y echamos dos dientes de ajo picados y dos guindillas de cayena.

No dejéis que se tueste el ajo. Tiene que quedar blanco.

Ponemos las cocochas una a una con la piel hacia arriba, para que suelten antes la gelatina que tienen. Se salan. Se trata de cocinarlas un poco, es decir, que queden casi transparentes. Es mejor pecar de poco hechas, que pasarlas. Las destroza. Luego terminarán de hacerse.

Una vez calentadas, se retira la cazuela del fuego y se dejan enfriar. Se echa el perejil picado en tibio y esperas unos diez minutos a que se enfríen.

Tras esa espera, comienzas a moverlas, haciendo círculos, hasta que veas que empieza a soltar su gelatina la cococha y se funde con el perejil. Quedará una salsa pastosa. Tienes que procurar que no quede nada de aceite a la vista. Que se funda todo ello.


Te quedarán así.

Puedes hacer aparte unas almejas al vapor y añadirlas a las cocohas, porque la salsa le viene muy bien a las almejas, sobre todo si son de un tamaño medio-grande.


Ahora, les das un calentón para que agarre temperatura la salsa y sirves rápidamente. Si las pones en cazuela de barro calentada previamente en el microondas, quedan más aparentes y aguantan mejor el calor. Recuerda poner un poco de agua en la cazuela al calentarla, para que no se te rompa en el microondas.

Y sobre todo... no te olvides del pan, porque te vas a poner cieg@ a mojar.


Et... voilá!

Que aproveche.


P.D.: Si quieres, lo puedes hacer con cococha de bacalao, pero ni es lo mismo, ni se le parece. Es como decir que las gulas son lo mismo que las angulas, pero sin los ojos.

:))))))

domingo, 19 de febrero de 2012

My girl






Embriagado por la música, puedes viajar en el tiempo. Siempre hay una canción que te recuerda que has vivido momentos dulces o amargos, aunque la mayoría de las veces, -en mi caso-, son recuerdos cálidos, que me hacen esbozar una sonrisa, lo que no significa que siempre sean escenas de felicidad.

Conocí a Whitney Houston a principios de la década de los años ochenta y su voz penetró dentro de mí de manera eléctrica, hasta erizar todo el vello de mi cuerpo.

Me encontraba en la ciudad de Miami y aquél día mi mayor inquietud se centraba en encontrar algo de hierba para celebrar las fiestas de Navidad.

La falta de madurez que conllevan los veinte años, junto a la euforia que añade el creer que ya lo sabes todo en la vida, nos hizo adentrarnos en un barrio muy poco recomendable, en busca de algún camello que nos proporcionara el fruto de la tierra con nombre de virgen.

Con la radio del coche a tope y los seguros echados, comenzamos a dar vueltas esperando encontrar pronto un vendedor, en cualquiera de aquellas esquinas. Después de todo, aquello era América y en las películas, en cualquier esquina vendían María, ¿no?

Después de dar tres o cuatro vueltas por las calles vacías, vimos a una pareja que caminaba en nuestra dirección. Eran negros, chica y chico y llegamos a la conclusión de que tenían que saber dónde podíamos conseguir nuestro botín.
No recuerdo las palabras exactas, pero algo así les debí gritar desde la ventanilla medio bajada:

- ¡Hey, men! Do you have marihuana?

Aquél tipo se paró, miró a su alrededor y lo único que vio fue a dos blanquitos en un coche muy limpio, que le pedían marihuana.

Policías no podían ser. Demasiado jóvenes. Idiotas, muy posible; pero… ¿tanto?

Después de volver a mirar a todos lados, se acercaron al coche. El tipo, unos 25 años y la muchacha, embarazada de muchos meses y sin aparentar más de 18 años.
Él, comenzó a hablar y a decirnos que cuánta cantidad queríamos. Todo esto, con la ventanilla a medias. Le dijimos que 20 $ y nos pidió el dinero.

Éramos ingenuos, pero no tanto, así que le pedimos el producto. Nos dio a entender que no lo llevaba encima, pero que lo tenía allí cerca. Entonces propuso ir a por la mercancía y dejar allí a la muchacha. De repente, nos pareció bien y metimos a la muchacha en el coche mientras el tipo se llevaba el dinero y nosotros dábamos una vuelta a la manzana.

Tras dar 3 ó 4 vueltas, por fin apareció aquél al que luego apodamos “Pedro Navajas”.

Dejamos bajar a nuestro “rehén” y nos pasó una bolsita de papel amarillento que al tacto adivinaba contener algo parecido a hierba.

Todo fue muy rápido.

Una vez la muchacha se bajó del coche, comenzaron a caminar veloces hasta la esquina más próxima y desaparecieron.

En ese momento yo abrí la bolsa y aquél olor característico se relacionó en mi cerebro:

- ¡ Tío, esto es manzanilla o algo así !

Cuando doblamos la esquina con el coche, la calle apareció vacía.

Dimos vueltas durante un rato, esquilmados y esperando verles, para no sé muy bien qué, cuando decidimos marcharnos con el rabo entre las piernas.

De repente, en una calle paralela, ¡allí estaban! Eran ellos. Aceleramos y cuando estaba bajando la ventanilla para decirles lo que pensaba, el tipo echó mano a su bolsillo y sacó una pistola. Qué digo pistola: estaba tan cerca, que a mí, me pareció un bazooka.

Pasamos de largo y creo que nunca una vida se vendió tan barata: por 20 $.

Después de un rato y ya en la city, acabamos por darnos cuenta de la suerte que habíamos tenido y decidimos que por 20 cochinos dólares, no merecía la pena ni volver a recordar el suceso.

Nos fuimos a una tienda de discos y yo me compré un disco de una chica que acababa de salir. Su nombre: Whitney Houston. Todavía tengo ese disco y aunque mi relación con las drogas nunca fue buena y terminó hace más de 18 años, cada vez que escucho a Whitney me recuerdo de ese día, en el cual comencé a darme cuenta de que las drogas pueden acabar con una vida, de muchas maneras.

Me gusta leer un rato en la cama, antes de dormirme, mientras escucho videos musicales en el canal de TV VH1 Classic. Esta semana, cada cuatro videos, ponen uno de Whitney Houston, como homenaje.

Cada vez que sale, no puedo menos que dejar de leer y fijarme en esos ojillos picaruelos que parecen decirme:

- Hola. Necesito ayuda. Estoy sola.

Y mis tripas se revuelven, porque Whitney es mi chica. La chica a la que juras proteger por encima de tu vida. Esa a la que nunca le fallarías, porque ella es perfecta y tú, un simple mortal.

Ahora, mientras acabo de leer la vida de “Filipo, Rey de Macedonia”, hijo de Amindas y padre del Gran Alejandro, mi, -desde hace años seco-, aparato lacrimal, parece querer brotar de nuevo, pero no puede. Whitney ha muerto. Ya no merece la pena hacer que broten las lágrimas. Ella no las vería.











sábado, 10 de diciembre de 2011

El Camino de la Reflexión








Estaba mirando el archivo fotográfico familiar, cuando aparecieron las fotos de la aventura personal que quizá más me haya marcado: El Camino de Santiago.
He hecho la Ruta dos veces, la primera vez en el año 1993 y la segunda, el año 1999.
En ambas ocasiones coincidía la circunstancia de ser Año Santo Compostelano, lo cual significa que en ese año el día 25 de julio cae en Domingo.

Aunque no soy religioso, (más bien al contrario, puesto que soy agnóstico convencido), reconozco que existen fuerzas Naturales que producen efectos magnéticos en nuestro entorno.
Por ejemplo, cuando paseas por el Cañón de Río Lobos, en Soria, (magnífico entorno Natural que recomiendo encarecidamente), puedes sentir esa energía de la que hablo.
Por algo, la ermita románica fundada por Templarios, que allí se encuentra, está edificada sobre las ruinas de un punto de culto de los habitantes de la Edad del Bronce.

Del mismo modo, en la ruta del Camino de Santiago se encuentran numerosos puntos de "energía" que te hacen sentir las fuerzas que fluyen con descaro.

Todas las iglesias y ermitas del pre-románico y del románico están asentadas sobre templos antigüos, la mayoría de culturas ateístas, anteriores a la conquista de la península por los romanos. (Estos romanos están locos. Obélix).

Siguiendo con mi experiencia personal en el Camino, he de decir que mi intención en ambas caminatas era la de concentrar toda esa energía para paliar sendos problemas de salud que se dieron dentro de mi círculo familiar. Primero mi hermana y después mi madre. Y aunque seguramente nada tuvo que ver, ambos problemas se solucionaron de manera positiva.

Hice el Camino solo; perdón, miento: con mi fiel Careto, un fox-terrier de pelo duro que se lo pasó en ambos casos, como un enano, corriendo por el campo y sintiéndose mi guía natural.

La primera vez lo hicimos desde Vilafranca del Bierzo, unos 160 kms.
La segunda, desde Santander, unos 500 kms.

La subida del puerto de Piedrafita de Cebreiro es bestial y más si como yo, eres tan inconsciente de ir a hacerlo sin ningún entrenamiento anterior. Pero lo hicimos.
Qué pinta tendría yo al llegar al albergue de "O Cebreiro", que una periodista del Diario de Galicia que me vió, me hizo una entrevista para que le diera mis impresiones sobre el Camino y al día siguiente publicó la entrevista a página completa, aunque la foto que publicaron era la de otro peregrino con perro. (Nada que ver con mi precioso Careto).






















Las anécdotas son innumerables, pero no inolvidables, como aquella vez que nos pilló un tremendo aguacero, llegando a Oviedo, en el año 99 y en el pueblo de Meres, (que no Mieres), un tipo con una furgoneta R-4 iba anunciando a través de unos altavoces, las fiestas del pueblo.
Al pasar junto a nosotros, paró en seco y a partir de ese instante, mi vida se convirtió en un capítulo propio de una serie televisiva.
Se dice que la realidad supera siempre a la ficción. Pues bien, yo puedo decir que eso es verdad.


El artículo que pongo a continuación, aparecía en el Libro de las Fiestas de Meres de ese mismo año, con el título de "El peregrino". ¿Una premonición?.

























En ese momento, aquél hombre no me comentó nada, pero se empeñó, viendo mi estado, en que me tenía que quedar allí, para secar mis ropas y tomar fuerzas.
Yo, que quería llegar a Oviedo para lo mismo, intenté negarme, pero aquél paisano le dijo a su hijo que me llevase al hotel del pueblo, que le dijese a la dueña que él pagaba todo y que me acomodase allí.
Después de un tira y afloja, su tozudez me venció y acabé siendo el invitado especial de aquellas fiestas, llegando incluso a leer una epístola en la misa del día siguiente en la ermita dedicada a Santa María de la Cabeza, la patrona de las fiestas de Meres.


Al año siguiente, recibí en mi casa las fotos y el programa de las fiestas de ese año, en el cual se relataba la historia, así como la carta de agradecimiento que yo había enviado a mi amigo Avelino.
























Mi carta de agradecimiento:
























También podría hablar de esa familia que en un momento en que me perdí por esos bosques de Galicia, me invitó a comer en su casa y me hizo sentir cariño, bondad y amistad, todo junto en un espacio tan hogareño como puede ser una cocina de las de antes, alimentada por leña y comiendo todos, -padre, madre y 3 hijos talluditos-, prestos a salir de nuevo hacia las labores del campo.
Todos comimos lo mismo: pote galego. Pero con la particularidad de que ellos después comieron huevos y patatas y al "peregrino" le tocó filete de ternero de la matanza además de los huevos y las patatas. La carne, para el peregrino. Nunca olvidaré el detalle.


O aquella otra vez que subiendo por un talud, -porque también me había perdido por la mala señalización del Camino-, me caí de espaldas con mochila y todo y casi me mato. Arriba se escuchaba la carretera y no era cuestión de dar toda la vuelta, porque era retroceder varios kilómetros y estaba a punto de llegar la noche.
Al llegar arriba, el pueblo de La Lastra era la población más cercana. Una aldea pequeña, con media docena de casas, en la cual sólo había un bar-casa, que alquilaba un par de habitaciones a los obreros que estaban haciendo la carretera en ese tiempo.
Llevaba yo unas pintas, -lleno de barro por la caída, las piernas llenas de arañazos, sangrando-, que aquella mujer se apiadó de mí y al ser viernes, les dijo a unos de aquellos obreros que sacasen sus cosas y me alquiló su habitación para que descansara y me curase las heridas.
El alquiler temporal se convirtió en todo el fin de semana, y yo, le estuve dando unas clases de informática a su hija, en agradecimiento.
Las noches las pasé cantando en el bar, -canciones de Santander-, con todos los paisanos que allí paraban y con Manolo, el dueño, que estaba, (como yo), encantado.
Al marchar, el Lunes, tuve que dejar el dinero encima de la mesa, porque no había manera de que me cobrasen, ni la habitación, n las comidas.

El Camino te hace reflexionar; te hace ver que eres tan poca cosa, que sin el cariño de los demás, nuestra Raza habría desaparecido muchos siglos atrás.

Por eso respeto mucho a todas las personas que profesan cualquier religión. Porque NINGUNA religión pregona la maldad ni la muerte. Cosa distinta son las interpretaciones que algunos hombres hacen para su propio beneficio.
Los árabes están obligados por su religión a la hospitalidad y a ayudar al prójimo.
Durante el Ramadán, nadie se queda sin comer tras la caída del sol. Cualquier extraño será bien recibido en la mesa de un musulmán.

Me confieso un devoto de la Ruta y aunque no me creo que los restos que se descubrieron allí sean los del apóstol, eso me importa un bledo.
Creo en la gente, respeto sus creencias y animo a todo el que quiera escucharme a realizar la peregrinación hasta Santiago de Compostela.
Te encontrarás contigo mismo y te darás cuenta de que eres el más fuerte del mundo.
Ese mundo que te apoya y que te muestra su cariño sin preguntarte si le rezas a Jesús o a Mahoma.

¡¡¡ ULTREYA !!!