jueves, 12 de febrero de 2009

Zapatero ... a tus zapatos





Manda narices. El Gobierno vá a regalar bombillas de bajo consumo. Dá igual que sean para ponerlas en una sala de visitas que en un dormitorio.
Esto ya clama al cielo. Soy experto en Iluminación, una especialidad que nadie valora.
Los arquitectos no tienen ni idea de cómo y porqué iluminar tal o cual cosa.
Y parece que el Ministerio de Industria, tampoco.
Las bombillas que regalan son del tipo fluorescente, es decir, unas partículas excitadas por un gas.
Este tipo de luz no es lo mejor para leer, por ejemplo.
¿Quien le ha dicho a la gente eso?. Nadie, porque no lo saben.
Hay dos principales tipos de luz: incandescente y de descarga.
La incandescente se produce por filamento. La bombilla de toda la vida.
La de descarga, se produce por la interacción de un gas.
Se han creado, con el tiempo, gases para diversos tipos de aplicaciones.
Por ejemplo, el vapor de Sodio se utiliza para iluminación de grandes superficies. Son las típicas farolas del paseo de Pereda, que dan una luz anaranjada.
Mucha intensidad, pero poca cromaticidad. Están hechas para dar mucha luz, sin importar la calidad del espectro, con lo cual, un jersey verde se verá de un verde "distinto" bajo esa luz.
Pero lo que interesa en ese caso es iluminar la vía pública sin importar los colorines.
Otra cosa sería si hablamos de un parque de atracciones, en el cual el colorido es parte integrante del ambiente. Aquí hay que utilizar otro tipo de luz.
Pero volvamos al asunto:
Las bombillas de bajo consumo NO son adecuadas para cualquier tipo de iluminación en el hogar y en muchos casos son perjudiciales y provocan dolor de cabeza y vista cansada.

Cuando dentro de poco salga esto a la luz, yo ya lo habré avisado.

Y el Ministro de Industria, un genio .... con lámpara.


by Daemon

2 comentarios:

Evolet dijo...

A caballo "regalao" no le mires el "dentao"
Pa'una vez que alguien regala algo...y si no mira la hostia que nos han metido con la facturita de la luz ¬¬

*muy bueno el artículo ;)

Daemon dijo...

¿Si te regalaran un centro de mesa muy bonito pero que pudiera explotar, lo pondrías en casa?

Pues ésto es lo mismo.
Alguno ha hecho el negocio de su vida con la casa de bombillas y le importa un bledo que nos quedemos ciegos nosotros o los niños.

Si es que ... menudo país bananero que estamos creando.